Gajos de mermelada de limón: receta de dulces soviéticos, perfectos para merendar

Vasilisa Malinka
Te presentamos esta receta de un sabroso y barato dulce que se puede hacer en casa.

Las rodajas de mermelada son una delicia clásica hecha en forma de gajos de fruta. Cada caramelo tiene una capa ligera, como si fuera la piel, otra parte transparente, que imita a la pulpa. Parece una rodaja de limón o de naranja de verdad. Es ácida, deliciosa y muy asequible.

Originalmente los chefs rusos aprendieron la receta de los confiteros franceses durante la época de la Revolución francesa. Aunque en Rusia la producción comercial no comenzó hasta principios del siglo XIX, gracias al empresario Alexánder Abrikósov. Esta mermelada se vendía en cajas elegantes y no era tan barata como los “gajos” que se inventaron más de un siglo después, en la década de 1930.

La gente comenta que en los años 60 los tarros con gajos de mermelada se vendían rápidamente en Moscú. En otras ciudades y pueblos estos dulces se consideraban un manjar poco común.

Ingredientes:

Para la piel:

  • 115 g de azúcar
  • 7 g de agar
  • 95 g de agua fría
  • 85 g de jarabe de maíz
  • 95 g de zumo de naranja
  • 50 g de azúcar en polvo

Elaboración:

1. Haz los moldes a partir de una simple botella de plástico cortándola por la mitad a lo largo. Envuelve las dos partes en una película de plástico para asegurarte de que no haya fugas. Corta dos tiras de papel manteca del tamaño de las mitades de la botella.

2. Mezclar el azúcar con agar y batir en una olla con agua fría.

3. Añadir el jarabe de maíz y llevar la mezcla a ebullición mientras se revuelve. Cocina a fuego medio, revolviendo hasta que alcance los 106°C. Se necesitan unos 5 minutos de ebullición suave.

4. Retirar la olla del fuego y añadir el zumo de naranja. Batir la mezcla de azúcar y el jugo hasta que sea homogéneo.

5. Divide la mezcla por la mitad y extiende la primera parte finamente sobre las dos tiras de papel de manteca. Hay que hacerlo rápido ya que la mezcla se endurece muy rápido.

6. Colocar la segunda parte de la mezcla en el recipiente de una batidora. Añadir el azúcar en polvo y batir a alta velocidad durante unos 5-10 minutos.

7. Esparcir esta mezcla sobre la primera capa del apartado 5.

8. Colocar las tiras en los moldes con el lado del papel hacia abajo. Dejar reposar en la nevera mientras se hace la parte interior.

Para el interior:

  • 160 g de azúcar
  • 7 g de agar
  • 130 g de agua fría
  • 120 g de jarabe de maíz
  • 130 g de zumo de limón

Elaboración:

1. Repite los pasos 2 y 3 de la piel.

2. Retira la olla del fuego y añade el jugo de limón. Bate la mezcla hasta que quede homogénea.

3. Vierte la mezcla de limón en los dos moldes que contienen las pieles de los cítricos. Trata de llenar la gelatina hasta el tope, pero no cubras las pieles (trata de mantenerla al mismo nivel).

4. Deja reposar en un lugar fresco durante al menos dos horas.

5. Retira las dos tiras gelificadas de los moldes y coloca el lado plano hacia abajo sobre la azúcar granulada. Retira con cuidado el papel de cada pieza.

6. Recortar el exceso de piel de los lados de cada pieza y espolvorear con azúcar.

7. Corta la gelatina moldeada en tiras de, aproximadamente, medio cm de ancho. Los trozos deben parecerse a gajos de cítricos.

8. Lija cada pieza con azúcar y guárdala toda la noche para que el azúcar se seque antes de comértelos.

¡Priyátnogo appetita!

La mirada más dulce a la época soviética, a través de los envoltorios de dulces

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies