“Queremos que los mercados emergentes se financien con moneda local”

Serguéi Guneiev / TASS
Leslie Maasdorp, vicepresidente y jefe de los servicios financieros del Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS, explica los objetivos de la institución.

¿Cómo ha evolucionado el Banco desde que surgió la idea de su creación por primera vez?

La idea de crear un nuevo banco de desarrollo, centrado en los mercados emergentes, y concretamente en los BRICS, nació en 2011. Destacados economistas como Nic Stern y Joseph Stiglitz fueron de los primeros que apoyaron la idea de crear una institución como esta. El Nuevo Banco de Desarrollo abrió las puertas de su sede central en Shangái en julio de 2015.

La creación del Banco Mundial en 1944 supuso la puesta en marcha del primer banco de desarrollo multilateral y décadas después se han formado otros muchos. En cuestiones de control de voto y gobernanza, estas instituciones han estado dominadas históricamente por EE UU y Europa Occidental, a los que posteriormente se les unió Japón.

Durante las últimas tres décadas, los mercados emergentes, liderados por China, India, Brasil y otros ha desempeñado un mayor papel en la economía global. Sin embargo, a pesar del aumento del tamaño de su contribución a la economía global, la representación de los mercados emergentes en las formas de gobernanza y de control de los bancos de desarrollo no ha cambiado de manera sustancial. Entonces los mayores mercados emergentes comenzaron una campaña, sin apenas éxito, para la reforma en la manera de gobernar de estas instituciones.

¿Cuáles son los principios del banco?

El primer elemento principal del banco es que estamos centrados en los mercados emergentes. Nuestros artículos presuponen que el 80% de la liquidez del Banco esté bajo el control de países emergentes. Aunque con el tiempo, cuando el Banco se abra a nuevos miembros, los países BRICS pasarán a contar con el 55% de la liquidez, mientras que un 25% será para otros mercados emergentes. Finalmente, un 20% se apartará para miembros que no tomen créditos y provengan del mundo industrializado.

El segundo aspecto clave del Nuevo Banco de Desarrollo es que se centra en la sostenibilidad. El mandato del Banco es que pueda proveer de infraestructura sostenible o que contribuya al desarrollo sostenible. La sostenibilidad guía las acciones den Banco, tanto a la hora de prestar como a la hora de establecer el tamaño de los activos.

Una muestra de ello son los cinco primeros proyectos, que el Banco anunció a lo largo de este año y tiene un monto de 911 millones de dólares, son en el sector de las energías renovables. Además, hemos lanzado nuestro primer bono en el mercado chino y se trata de un bono verde, lo que significa que se financiarán proyectos que contribuyan a la sostenibilidad medioambiental.

El tercer aspecto destacado de nuestra estrategia consiste en explorar las posibilidades, cuando sea posible, de financiar con moneda local. En esencia lo que tratamos de hacer es aumentar la financiación en las divisas locales de nuestros países miembros. El modelo tradicional de los bancos multilaterales es dar créditos y financiarse con dólares. De esta manera tratamos de reducir el coste de los préstamos y contribuir al desarrollo de los mercados de capital locales.

Finalmente, el Banco se centra en tratar de ser ágil y adaptable, mientras crecemos y nos expandimos. Con el uso de nuevas tecnologías y de la puesta en práctica los mejores y más innovadoras prácticas de los servicios financieros, tratamos de mejorar la velocidad de las acciones y de reducir el tiempo de procesamiento de la concesión de créditos así como dar un mejor y más eficiente servicio a nuestros clientes.


El Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS se puso en marcha en julio del año pasado y comenzó a operar a principios de 2016. Tiene su sede en la ciudad china de Shangái y cuenta con un capital inicial de 100.000 millones de dólares.

Los países BRICS reclaman desde hace años una reforma del FMI y del Banco Mundial, instituciones dominadas por Occidente, y finalmente decidieron crear una alternativa a estas instituciones.