La crisis económica no afecta a la popularidad de Putin

A pesar de la difícil situación económica que atraviesa Rusia y la caída del nivel de vida, la popularidad del presidente Putin se mantiene el máximos históricos. El sociólgo Aléxei Levinson, director del independiente Levada Center explica las causas sociales de esta situación.

El Centro Levada es una organización de investigación sociológica independiente y una de las más grandes de Rusia. Cuenta con una red de 67 oficinas regionales y coopera con otros centros de opinión pública en la CEI y en los países Bálticos. El Centro Levada comenzó a gestarse en 1987. El nombre es en honor del sociólogo ruso Yuri Levada (1930-2006)

¿Cómo se explica el alto índice de popularidad del presidente Putin, a pesar de la crisis económica?

La alta popularidad o el alto grado de apoyo que recibe por su desempeño como preseidente, esta es la manera exacta de referirse a ello, va más allá de las cuestiones económicas.

En primer lugar, tiene que ver con la gloria de la nación y con la vuelta de Rusia a una posición de superpotencia. Es lo que le atribuyen los rusos y esa es la razón por la que lo consideran un verdadero líder y no lo hacen responsable de los problemas económicos.

Sin embargo, Putin también cuenta con una orquestada campaña mediática, que también puede ser causa de sus altos índices de aprobación. ¿El impacto de los medios en la población influye en su popularidad o los medios responden a las demandas del público?

Ninguna de las dos. El papel de apoyo a Putin que desempeñan los medios es menor de lo que la gente suele creer normalmente. Podría dar varios ejemplos de desastrosas campañas de propaganda. Al mismo tiempo, conozco gente que lo apoya en casos que se le critica, como con la desafortunada historia del hundimiento del submarino Kursk en el mar de Barents en el año 2000.

No afectó negativamente a su popularidad, aunque muchos medios fueron muy críticos con su actuación. De modo que ni una cobertura positiva ni negativa por parte de los medios afecta a la posición de los rusos respecto a Putin. De modo que se trata de una opinión popular y se suele medir erróneamente la importancia de los medios en la creación de esta imagen.

Como sociólogo, ¿qué tiene que decir acerca del antiamericanismo en Rusia?

Desafortunadamente, los sentimientos antiamericanos no han dejado de crecer en los últimos años. Fueron muy intensos durante el conflicto con Georgia en 2008. El segundo punto más alto de antiamericanismo está relacionado con lo ocurrido en Ucrania en 2014.

La propaganda rusa tuvo éxito al redirigir hacia los EE UU los sentimientos negativos sobre los acontecimientos en Ucrania. Me refiero a la idea de que todo lo que ocurrió en Ucrania es simplemente una conspiración que comenzaron los EE UU, el Departamento de Estado o la CIA.

Es una opinión muy popular porque ayuda a los rusos a explicar por qué Ucrania, que es muy parecida a Rusia, tomó otra dirección y dirigió sus ojos hacia Europa, mientras los rusos no hicieron eso. Los EE UU sirven de explicación: todo se debe a ellos y se niegan los factores internos.

En estos momentos parece que hay un acercamiento a alto nivel entre Rusia y los EE UU. ¿Cree que existe la posibilidad de que se rebaje el tono del antiamericanismo?

Se debería esperar un descenso del antiamericanismo si mejora la situación y la tensión se enfría, aunque no creo que eso ocurra mientras Obama siga en el poder.

En lo que respecta al siguiente presidente; aunque resulte paradójico, un presidente republicano antirruso sería más bienvenido que un demócrata con actitud moderada. Es una especie de tradición entre los rusos, se prefiere a alguien que diga claramente que es tu enemigo, que a otro que parece un amigo pero resulta que no lo es. Es una cuestión de psicología.

Hay algunos que creen que no habrá cambios en la opinión pública rusa respecto a los EE UU hasta que se vaya Putin, porque acusan al presidente ruso de alimentar el antiamericanismo.

Bueno, si observamos la primera legislatura de Putin, mostró una clara posición a favor de Occidente. Según se dice, se quedó decpecionado por Occidente porque no respondía a sus buenas intenciones. Pero es posible que cambie de posición, es algo posible políticamente.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.