¿Hay un nuevo Maidán en Armenia?

Fuente: AP

Fuente: AP

Las protestas que tienen lugar en las calles de Ereván desde el 19 de junio, han provocado que diversos analistas, tanto occidentales como rusos comiencen a hablar de otro Maidán, sin embargo hay diferencias sustanciales entre ambos.

Las protestas en Armenia comenzaron el 19 de junio tras el anuncio de las autoridades del incremento en 6,93 drams (un céntimo de dólar) el precio del kilovatio de electricidad. Miles de personas han salido a las calles y ha habido enfrentamientos con la policía. Ha habido decenas de heridos y 230 detenidos. Posteriormente fueron puestos en libertad.

Armenia es uno de los aliados más leales a Moscú, no solo en Cáucaso Sur, sino en todo el espacio postsoviético. El país es miembro de la  Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) y de la Unión Económica Euroasiática, dos de las organizaciones más importantes lideradas por Rusia y que incluye a diferentes antiguas repúblicas soviéticas. En este sentido, el descontento popular y el movimiento en contra de las políticas sociales ha sido interpretado por muchos casi como si fuera un cuestionamiento de la presencia rusa en Armenia y en la región Transcaucásica.

Después de todo, es el actual líder Serzh Sagsyán quien en septiembre de 2013 dirigió al país hacia la Unión Aduanera y después al proyecto de integración euroasiático.

Las protestas ya han sido bautizadas como 'Electromaidán', ya que han estado provocadas por una subida de las tarifas en la electricidad. Algunos de los signos externos pueden hacer que se parezcan a lo ocurrido en Ucrania, pero una mirada a los hechos más concretos muestra una serie de diferencias que no se pueden pasar por alto. Trataré de señalas algunas de las diferencias más destacadas.

El primer mito es que las manifestaciones de Ereván son una copia del Maidán ucraniano. El hecho es que en el último cuatro de siglo en Armenia ha habido numerosas protestas. Entre 1988 y 1991 salieron a la calle en apoyo a los armenios de Nagorno Karabaj. Además, prácticamente todas la elecciones presidenciales han tenido lugar entre la “legitimación de la calle”, así fue en 1996, 2003 y 2008.

Este año ha habido manifestaciones en Ereván contra la reforma de las pensiones en enero y mayo.

En diciembre hubo protestas contra la subida de los precios de los bienes y la depreciación de la moneda nacional. Los manifestantes pedían boicotear los supermercados y las cadenas que perteneciesen a los empresarios con vínculos con el gobierno. Se trataba de protestas sociales.

Además, ha habido marchas de la oposición. En octubre, cuatro partidos pidieron la dimisión del presidente Sargsyán.  La desafección con las autoridades era habitual antes de lo ocurrido en junio y estaba centrada en cuestiones domésticas. La amenaza para Rusia estaba vinculada a Inter RAO UES, una empresa energética que pidió a su subsidiaria armenia, Redes Eléctricas de Armenia, que subiera las tarifas.

Sin embargo, esto no significa que las protestas se dirijan contra Moscú. Hay un pequeño grupo de periodistas, activistas y expertos que critican la política de relaciones con Rusia, pero carecen de peso político como para liderar las protesta.

La ideología del Maidán ucraniano era difusa, combinaba eslóganes liberales, nacionalistas y en contra de la corrupción. Sin embargo, el principal impulso era que la europeización suponía la base fundamental para resolver los problemas de Ucrania.

En junio de 2015, Ereván no busca una alternativa geopolítica. Las banderas de la UE captadas por las cámaras han sido una coincidencia desafortunada, han dicho algunos participantes. Muchos entrevistados han tratado de distanciarse de cualquier tendencia ideológica afín a Occidente.

Según los manifestantes, el objetivo primordial es mejorar la calidad del gobierno en el país. Las críticas hacia Rusia son indirectas e indigna, sobre todo, el apoyo unilateral de Moscú al gobierno actual así como la falta de control de las compañías rusas para establecer controles adecuados en sus empresas subsidiarias en Armenia.

El segundo mito tiene que ver con la organización de las protestas. Como se ha dicho ya, las manifestaciones en Ereván son habituales y no es difícil organizarlas sin el apoyo del Departamento de Estado o del Kremlin.

Llama la atención que ninguno de los cuatro partidos de oposición ha liderado las protestas. Ha surgido del movimiento social “No al saqueo”, que carece de tácticas concretas. Algunos de sus miembros están interesados en politizar la protesta, mientras que otros son indiferentes a los pasillos del poder.

Actualmente el movimiento carece de una visión clara de lo que hay que hacer en la esfera social y económica. En palabras del revolucionario ruso del siglo XIX, Alexander Herzen,  los activistas operan según el principio de “ser dolor y no doctores”.

Al mirar hacia el futuro, mucho depende de las autoridades. Ahora la pelota está en su tejado. A pesar del últimatum de la policía, los manifestantes no se han marchado a casa. Aunque también es cierto que no se ha alimentado una ofensiva contra el gobierno. Es posible que se caiga en una rutina en la que, tras unas negociaciones, haya un ajuste de la política social.

La esperanza está en que tanto las autoridades como los manifestantes comprendan las consecuencias de un potencial enfrentamiento. Armenia está involucrada en el conflicto de Karabaj, todavía sin resolver, y una escalada de la violencia social podría ser utilizada por los oponentes de Ereván para debilitarlo.

Durante las protestas se han oído muchos gritos a favor de la independencia y la autonomía. La capacidad para sobreponerse a la situación actual es un examen a la declaración de que Armenia es un país maduro e independiente en el cual el pensamiento estratégico es más importante que una victoria táctica a corto plazo.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Artículo publicado originalmente en Russia Direct.              

Russia Direct es una publicación internacional de análisis centrada en política internacional. Sus servicios premium, como informes mensuales o Libros Blancos trimestrales, son gratuitos pero están disponibles solo para nuestros suscriptores. Para más información sobre la suscripción, visite russia-direct.org/subscribe.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies