Clichés del habla rusa: muletillas y palabras comodín

Dibujado por Niyaz Karim

Dibujado por Niyaz Karim

En ruso, como en cualquier otra lengua, en todas las conversaciones se utilizan expresiones idiomáticas estandarizadas. Algunas de ellas están cargadas de sentido en función del contexto, otras desempeñan un papel auxiliar que ayudan a dotar al habla de coherencia y de ritmo.

En la comedia soviética de culto Noche de carnaval(1956) suena una canción con el siguiente estribillo: “¡No sé cómo empezar, en general, es decir, cómo expresarlo, no, no lo consigo!”.

Se trata de un joven tímido que intenta, sin éxito, confesar sus sentimientos por una chica. Su discurso contiene tres expresiones muy populares en ruso: “V obschem” (en general), “znachit” (en ese caso, quiere decir…) y “tak skazat” (por así decirlo).

La expresión “V obschem” (“en general) y su variante “grosso modo” (en ruso, voobsche-to, v obschem-to) indican no sólo la incertidumbre del que habla, sino que muestra también hasta qué punto no quiere expresarse de modo rotundo. Así, acaba apelando a algo general y se desmarca de toda responsabilidad (por ejemplo, “en general, sí” quiere decir “más bien sí que no”, pero no es un sí claro).

Un papel similar desempeña la expresión “tak skazat” (“por así decirlo”) y su variante “kak govoritsia” (“como se suele decir”): una especie de “entrecomillado” verbal que indica que el hablante emplea una frase bien conocida, algo sabido por todos.

Por lo que respecta a la palabra “znachit” (quiere decir) generalmente se emplea cuando tienes que expresar una idea, pero aún no has encontrado las palabras adecuadas: se pronuncia simplemente para no quedarse en silencio. 

La pregunta “Kak voobsche?” (“¿Cómo va?”) es una variante coloquial de la expresión normativa “Kak delá?”. “Eto voobsche ne variant” (“Esto no es una opción”) es algo que dicen los rusos cuando rechazan algo sin paliativos.

“Nu voobsche!”, expresa sorpresa ante un objeto, un acontecimiento o una acción (en el lenguaje hablado el equivalente “concentrado” de la expresión Voobsche suena como “Vasche”).

En la jerga juvenil a menudo se emplea la palabra “koroche” (“brevemente”, “en pocas palabras”). En general, es más lógico utilizarla cuando se habla largo y tendido de una cuestión compleja. Para comodidad del interlocutor, se pasa a emplear un estilo más lacónico. Sin embargo, suele pasar que después de la palabra “koroche” se diga algo más confuso, por lo que quedan de manifiesto las dificultades del interlocutor por hacerse entender. Aún más cómico resulta la palabra “koroche” al principio de una frase, cuando todavía no se ha dicho nada. En ese caso, esta muletilla actúa como una auténtica palabra comodín.

Durante una conversación encendida, las réplicas de los interlocutores pueden empezar con la expresión “na samom dele”, en realidad. De esta manera, el que habla subraya de antemano su competencia en la cuestión que se aborda (sabe cómo es “en realidad”). Pero en el habla real la carga semántica literal de esta expresión prácticamente se ha perdido y se utiliza más bien cuando alguien quiere empezar a hablar de un tema. 

Un giro verbal extraordinariamente inoportuno, y que en los últimos años han empezado a emplear incluso personas instruidas con un gran dominio de la lengua, es “kak by” (“como si”). Al utilizar este cliché lingüístico, el hablante pone distancia ligeramente de lo que declara. Subraya también que no puede expresar sus ideas con precisión y advierte a sus interlocutores de alguna manera de la imprecisión de su discurso.

Algunos consideran que el giro lingüístico “como si” es la prueba de que el hombre actual se ha alejado de la realidad y huye de su interpretación y de su juicio: es decir, “como si” equivaldría a algo así como “no en serio”.

La expresión “po jodu” (“en el curso”) ha pasado recientemente a formar parte del lenguaje corriente (es particularmente apreciada entre las clases sociales menos instruidas) y su sentido es todavía más ambiguo que el de la expresión anterior.

La contracción de la expresión “po jodu dela” (“en el curso del asunto”), significa algo próximo a “jodu” (“el curso”) y atañe principalmente al término “dela” (“asuntos”), que sigue su curso. En el uso del habla actual se ha conservado este sentido en parte (“en el curso de algo” significa “al mismo tiempo que”), pero este giro suena cada vez más como una simple muletilla del discurso, al igual que “voobsche-to”. 

La expresión “Nu, ty ponimaesh” (“en fin, tú ya entiendes”) se utiliza con la esperanza de que tu interlocutor esté totalmente de acuerdo con lo que dices, incluso aunque no lo hayas formulado de manera convincente. La expresión “Prosto net slov” (“No hay palabras”) es una fórmula estereotipada para expresar indignación por una situación o por el comportamiento de alguien. “Nichego ne popishesh” (¿qué se le va a hacer?) es una variante de “Nichego nie podelaesh” (“No hay nada que hacer”). En cuanto al giro extraño “Da kakoe tam!” significa algo así como “Pero ¿qué te esperabas?”.

La palabra “da” en ruso tiene a menudo un significado alejado de la expresión de consentimiento que todo el mundo conoce y a veces desempeña el papel de partícula modal: por ejemplo, la expresión paradójica “Da niet”, significa “sin duda”. Se trata de la forma abreviada de “Da, navernoe, net” (Sí, sin duda). La palabra más frecuente en el habla actual es sin duda “Nie” (“no”). Y no porque a los rusos les guste utilizar la negación, sino porque esta partícula puede también marcar el inicio de una réplica en un diálogo. En este caso, significa: “Espera, ahora me toca hablar a mí”.

Para concluir, el ruso dispone también de numerosas fórmulas: por ejemplo, “v takom duje” (“a este tenor”) o “takogo plana” (“en el mismo plan”). La más de moda es “kak-to tak”, que significa “éste es el resultado, no seas demasiado estricto”.

“Kak-to tak, v obschem”. Bueno, esto es, grosso modo.

 Lea más: Un manual para aprender ruso a través de la literatura y el diálogo intercultural>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.