Alekséi Gan, el protagonista olvidado del constructivismo

La figura de Alekséi Gan siempre ha estado envuelta en un halo de misterio. Sus datos biográficos antes de la revolución son escasos. Durante la época soviética, este editor polifacético de publicaciones clave del constructivismo como ‘Kinó-fot’, la primera revista soviética sobre cine, escribió para el teatro, dirigió películas y exploró el mundo del diseño gráfico y la tipografía. Agitador y activista cultural, formó con Aleksandr Ródchenko y Várvara Stepánova el ‘Grupo de los Constructivistas en Acción’ y, en calidad de ideólogo, formuló los conceptos clave de este influyente movimiento que consideraba prioritario promover la fotografía, el cine o el diseño gráfico para renovar el arte y ponerlo al servicio de la acción revolucionaria. Estas ideas las desarrolló en ‘El constructivismo’, uno de los primeros experimentos de tipografía y diseño constructivista. La editorial Tenov recupera íntegro este texto con una cuidada edición que respeta la original de 1922.

Fuente: Editorial Tenov

“Conocíamos la existencia de este texto desde hace tiempo porque aparece citado en la bibliografía sobre el movimiento constructivista, pero como mucho se reproducían fragmentos”, explica a RBTH  Llorenç Bonet, fundador con Joana Teixidor  de la editorial Tenov. “Lo que despertó nuestra curiosidad fue que las traducciones eran muy distintas entre sí. Eso nos desconcertó bastante y nos animó a seguir investigando. Entonces nos dimos cuenta de que no había una edición íntegra en español, y lo poco que había no era traducción directa del ruso, de ahí la disparidad entre las distintas versiones”.

Alekséi Gan. Fuente: A. Ródchenko / Editoria Tenov

El resultado es la minuciosa edición de El constructivismo, ilustrado con diseños de Alekséi Gran y fotografías de Aleksandr Ródchenko. La traducción al español, a cargo de Marta Rebón, se presentó en L’automàtica de Barcelona y la edición inglesa, también con prólogo de Christina Lodder,  en la londinense The Grad Gallery.

Tirando del hilo del texto, la editorial Tenov se encontró con un autor “maldito”, Alekséi Gan (c. 1886-c. 1940), personaje escurridizo pero omnipresente en las bambalinas del movimiento constructivista. “De Gan hay muy poca información a pesar de su importancia”, comenta Llorenç Bonet. De hecho, se conocen desde hace muy poco las fechas de su nacimiento y muerte.

Gan fue víctima de la represión estalinista y no fue rehabilitado hasta 1989. “Como editores ha sido muy emocionante ‘rescatar’ una joya bibliográfica como ésta. Hemos mantenido el formato original del texto, ya que parte de su valor es que sea uno de los primeros diseños constructivistas”.

CONSTRUCTIVISM Aleksei Gan // London launch // Thursday 10th July from Tenov Books on Vimeo.

La publicación del libro, que ha contado con la ayuda del Instituto de Traducción ruso, es el resultado de un largo periplo. “En 2009 nos pusimos más en serio con nuestra investigación.

Leímos los ensayos de Christina Lodder y Catherine Cooke, y descubrimos que no había ninguna obra dedicada a Gan -cuentan desde la editorial-. Entonces nos planteamos publicar nuevas traducciones (al inglés y al español) y contactamos con Lodder, catedrática especializada en arte ruso de la Universidad de Kent, la cual tenía una traducción del manifiesto de Gan guardada en un cajón como parte de su labor investigadora. Desde un primer momento se interesó en el proyecto y volvió a trabajar en ella.

Fuente: Editorial Tenov

Fruto de esta revisión dictó una conferencia en San Petersburgo sobre Gan que atrajo el interés de Aleksandr Lavréntiev, nieto de Aleksandr Ródchenko, quien publicó la primera monografía en ruso de este autor  poco tiempo después. Segun Lodder, Gan fue “un activista cultural y político, una figura ecléctica y rebosante de talento, presente en una amplia variedad de proyectos de vanguardia, aunque sin destacar en ninguno de ellos. La diversidad de sus actividades refleja cómo el constructivismo fue un movimiento interdisciplinario que abarcó un gran número de medios”.

Gan ha sido un creador tan difícil de clasificar que apenas ha merecido la atención de los historiadores del arte. Pero esto ha sido, precisamente, lo que ha atraído a los responsables de la editorial barcelonesa. “Nos interesó su capacidad para estar en la vanguardia de los diferentes ámbitos de la cultura y en contacto con las personalidades más relevantes de las distintas disciplinas, además de entender las artes como un todo en la  concepción de la nueva cultura que emergió con un fuerte sesgo político. Muchas de sus ideas son el embrión de las que luego desarrollarán gente como Guy Debord”. 

La (increíble) biografía de Vassily Tenov

Joana Teixidor y Llorenç Bonet, además de crear una editorial, “crearon” a un personaje de alma rusa, el arquitecto Vassily Tenov (1897-1971), nacido en Astracán, y cuya vida  nómada le llevó a recorrer el mundo. Según cuenta la leyenda, este hijo de industrial maderero y simpatizante del anarquismo estudió arquitectura en su ciudad natal para fijar después su residencia en San Petersburgo, donde colaboró en la compañía teatral de Vsévolod Meyerhold. Del teatro saltó al periodismo de guerra y la corresponsalía en distintas ciudades europeas, entre ellas Barcelona. Por si no fuera poco, Tenov viajó con Eisenstein a México en 1930, país donde abrió un negocio de maderas ligeras, palillos y brochetas. Nunca más regresó a Rusia. Después de jubilarse, Tenov volvió a Europa. Su último artículo lo firmó en París, durante el verano de 1968. Sus restos descansan en Bruselas. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Lea más: Cuando el arte se fundió con lo cotidiano>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.