CSKA de Moscú, el Titanic del baloncesto europeo

El entrenador, Ettore Messina, tras la derrota en semifinales de Euroliga. Fuente: cskabasket.com

El entrenador, Ettore Messina, tras la derrota en semifinales de Euroliga. Fuente: cskabasket.com

El CSKA de Moscú cuenta desde hace tres temporadas con el mayor presupuesto de la historia del baloncesto en Europa, unos 47 millones de euros anuales, pero por tercer año consecutivo no ha sido capaz de cristalizar esa ventaja en el título continental.

El alto presupuesto del CSKA se traduce en la mejor plantilla y en uno de los mejores entrenadores (al menos por currículum), Ettore Messina.  Sin embargo, el Titanic encalló de nuevo este pasado fin de semana, en semifinales de la Euroliga, cayendo por un solo punto (68-67) tras desaprovechar una desventaja de 15 en el minuto 29 ante un rival inferior sobre el papel como el Maccabi de Tel Aviv (al que cuadruplica en presupuesto y al que había ganado los dos duelos directos esta temporada).

Puede alegarse mala suerte en un final apretado, pero el CSKA no ha carburado en ningún momento de la temporada, ni de la presente ni de la pasada, siempre por debajo de las expectativas que marca ese presupuesto. Las miradas apuntan al banquillo, al técnico italiano Ettore Messina, inspirador de una plantilla desequilibrada (con tres bases carísimos pero ninguno de garantías) y cuyos rígidos métodos de dirección se han demostrado desfasados. El batacazo del CSKA puede certificarse esta semana en la VTB United League, antigua Liga Báltica, donde está en puertas de caer eliminado en cuartos de final, tras perder en casa los dos primeros partidos de una serie a cinco ante el Lokomotiv.

A propósito del presupuesto del CSKA, que bebe principalmente del Ministerio de Defensa, conviene aclarar que no se gasta enteramente en jugadores. Al contrario, es uno de los equipos que proporcionalmente menos gasta en salarios, apenas la mitad, el resto se va en estructuras que hacen que el club funcione como un reloj suizo, desde las cheerleaders hasta el departamento de comunicación.

De todas formas, y dada la distancia respecto al resto de equipos, la del CSKA es igualmente la plantilla más lujosa de Europa, ayudada por el bajo tipo impositivo ruso (13%). Una plantilla que afronta una profunda remodelación este verano, y lo hará con el hándicap de la devaluación del rublo (los salarios de los jugadores están expresados en dólares) y de una probable reducción presupuestaria.

El primero en salir será el entrenador, Ettore Messina, decisión que, aunque no hecha pública todavía, le comunicó al club hace ya algunos meses. Aspira a convertirse en el primer europeo en dirigir una franquicia NBA, de lo contrario se tomará un año sabático.

El favorito para sustituirle era el estadounidense David Blatt, campeón con Maccabi y que firmase una brillantísima trayectoria como seleccionador nacional ruso entre 2006 y 2012. Sin embargo, anoche anunció para sorpresa de muchos que seguirá un año más en Israel, dejando al CSKA compuesto y sin novia. En cuanto a jugadores, continuarán seguro los cuatro rusos (Kaun, Jriapa, Fridzon y Vorontsevich), todos con contrato en vigor, además del ala-pívot estadounidense Kyle Hines, el único fichaje de esta temporada que ha rendido al nivel esperado.

El capítulo de bajas se presenta concurrido, con hasta tres titulares habituales que terminan contrato en verano, los serbios Teodosic, Krstic y Micov, además del base reserva Aaron Jackson. Los dos primeros, entre los jugadores mejor pagados de Europa, se unirán probablemente al proyecto de Dusan Ivkovic en el Efes turco.

Jackson podría regresar al baloncesto español, en el que se hizo un nombre entre 2010 y 2012 jugando para Bilbao Basket. El único que puede seguir es el tirador Vladimir Micov, en función del deseo del nuevo técnico. A Weems y a Pargo les resta un año de contrato, a razón de 2,2 millones y 1,7 millones de euros netos.

El primero ha cuajado una temporada sólida (miembro del quinteto ideal de la Euroliga), aunque bajo presión ha demostrado que le falta empaque para ejercer de jugador franquicia de semejante equipo, rol para el que se le fichó. Seguirá salvo que reciba alguna oferta importante de la NBA, en cuyo caso negociaría una salida con el club, que no pondría pegas.

Jeremy Pargo, fichaje estrella en verano, ha firmado un año lamentable. Sin embargo, dada la marcha de Messina (con el que estaba enemistado) y de los otros dos bases del equipo, unida al elevado coste de un hipotético despido, es probable que continúe. Sea como fuere, y más allá de los nombres, el CSKA afronta a partir del verano el reto de iniciar un nuevo proyecto, ya sin Messina. Más que asentarse en la élite, de la que nunca se ha apeado, el reto es dotar esta vez al equipo de un espíritu e identidad reconocibles, claves para escalar el último peldaño.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.