Lluvia de millones para fomentar el fútbol en Rusia

La federación presenta un plan de 6.900 millones de dólares para los próximos seis años, con la vista puesta especialmente en el Mundial de 2018. Fuente: www.rfs.ru

La federación presenta un plan de 6.900 millones de dólares para los próximos seis años, con la vista puesta especialmente en el Mundial de 2018. Fuente: www.rfs.ru

6.900 millones de dólares. Esa es la dotación del ambicioso plan presentado el martes pasado por la Federación Rusa de Fútbol para fomentar el deporte del balón en el país durante los próximos seis años, un proyecto con la mira puesta muy especialmente en la Copa Mundial de fútbol que Rusia acogerá en 2018.

Un proyecto similar, con una dotación económica también generosa, sirvió para reflotar el nivel del país en deportes de invierno en el último ciclo olímpico, pasando de un indigno decimoprimer puesto en el medallero de Vancouver 2010 al reciente triunfo en Sochi

El momento elegido para el anuncio del plan no parece casual, pocos días después de que Vladímir Putin señalase precisamente al fútbol (además del hockey) como la oveja negra del deporte ruso en la actualidad. “El triunfo en el medallero de Sochi constata el regreso de Rusia a la élite del deporte mundial. Sin embargo, tenemos un problema sistémico en disciplinas colectivas, como fútbol y hockey, debido en parte al exceso de extranjeros en sus ligas”, comentó el presidente Putin.

La llamada ‘Estrategia para el desarrollo del fútbol en Rusia’, como se bautizó al proyecto, prevé la construcción de nuevos campos, tanto al aire libre como cubiertos. Estos últimos en las zonas más frías del país, donde la práctica del fútbol es casi imposible durante la mitad del año, debido a las condiciones meteorológicas.

El plan prevé también la renovación de instalaciones existentes, así como la puesta en marcha de programas de captación y desarrollo de talento. El presidente de la Federación, Nikolái Tolstij, dijo que la aprobación del plan está todavía pendiente de la firma de los miembros regionales del organismo, en una conferencia que tendrá lugar este mes de abril.

“Si los presupuestos de nuestros grandes clubes, como el Zenit, el Spartak o el Lokomotiv, se asemejan cada vez más al de los grandes clubes europeos, no puede ser que el presupuesto de nuestra Federación sea menor. Por ejemplo, la francesa cuenta con 200 millones de euros anuales, mientras que la rusa sólo con 50. Esperamos que para el año 2020 el presupuesto de la federación ronde los 150 millones de euros anuales”, explica el secretario general, Anatoli Vorobiov.

Este plan estratégico, aplaudido por los organismos del fútbol base en Rusia pero criticado por los clubes, consta de tres principales líneas de actuación.

En primer lugar, se busca crear una infraestructura de instalaciones modernas para fomentar la práctica. En segundo, consistiría en la formación del personal en nuevos métodos al servicio de la industria del fútbol, así como el fomento de la cantera, a través de la implementación de programas educativos en las escuelas. El tercer punto trata del perfeccionamiento del sistema organizativo para acoger competiciones en todo el país.

“La mayor parte de los 6.900 millones de dólares asignados al plan (80%) se destinarán a la construcción de nuevos campos y estadios cubiertos, así como a la reforma de instalaciones deportivas ya existentes y al equipamiento de centros de formación, con campos de césped artificial, iluminación y calefacción”, explicó el presidente a propósito del plan de acción. El plan completo, de 77 páginas, se puede consultar en ruso en la web de la Federación.

Este proyecto es paralelo a la organización de la Copa del Mundo de 2018 propiamente dicha, que incluye la construcción o renovación de doce estadios adecuados a los estándares FIFA.

Recordemos que el verano pasado, en plena crisis por los sobrecostes de construcción de Sochi, el Ministerio de Deportes ruso anunció la reducción de presupuesto para la organización del Mundial, los 16.000 millones de dólares iniciales se quedaron en 8.000, de los que se espera que una parte significativa parta del sector privado.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.