Cuando las nacionalidades son algo más que el lugar de origen

Dibujado por Niyaz Karim

Dibujado por Niyaz Karim

En ruso, una “anglichanka” es una mujer procedente de Inglaterra y una “frantsúzhenka”, una mujer francesa. No obstante, muchos gentilicios tienen sentido figurado: en ocasiones perfectamente razonable y otras veces del todo inesperado

En la lengua rusa coloquial de la actualiadad los coches de marcas japonesas se llaman yaponka (el gentilicio utilizado para referirse a las mujeres japonesas) y los coches alemanes se llaman nemka, (alemana).

Pero una amerikanka (americana) no hace referencia a un coche de marca Ford, sino a una partida de billar ruso con unas reglas especiales. Una gollandka (holandesa) es desde hace mucho tiempo una especie de chimenea cubierta con un tipo concreto de baldosas; hoy en día las chimeneas ya no están tan extendidas, por lo que este significado ha pasado a ser arcaico.

También es parte del pasado el segundo significado de la palabra ispanka(española); hace unos cien años era el nombre de una enfermedad (“la gripe española”), que durante una epidemia en los años 1918-1919 acabó con la vida de varias decenas de millones de personas.

La palabra finka (finlandesa) se hizo muy popular durante la posguerra (años 1940-1950), una época en la que aumentó en el país el índice de criminalidad. Esta palabra (precisamente en su forma femenina) se utilizaba para hacer referencia a una navaja de hoja corta y gruesa (“la navaja finlandesa”) muy popular entre los delincuentes.

Asimismo, el gentilicio femenino relativo a otro país báltico, litovka (lituana), se utiliza para referirse a una especie de guadaña, una hoz con un largo mango. Otra herramienta, esta vez más sofisticada, recibió el nombre de bolgarka (búlgara): se trata de un tipo de máquina de fresado que se utiliza para cortar y lijar metal, piedra y otros materiales de alta dureza.

Una shotlandka (escocesa) es un tejido de lujo estampado con grandes cuadros (el patrón nacional escocés por antonomasia) que no pasa de moda. Uno de los significados de la palabra venguerka (húngara) también hace referencia a una prenda de vestir: una chaqueta corta con unos cordones cosidos transversalmente a la altura del pecho; sin embargo, el sentido más común de la palabra venguerka es otro: una variedad de ciruela destinada principalmente a las ciruelas pasas.

Otras dos nacionalidades se asocian al calzado: las zapatillas deportivas para hacer gimnasia se llaman cheshki (checas), y las sandalias de playa con una tira que separa el dedo gordo del resto de dedos del pie se llaman vietnamki (vietnamitas).

Una polka (literalmente, “polaca”) es una danza popular que se baila por parejas; lo curioso es que su origen no es polaco, sino checo (allí es donde surgió a principios del siglo XIX). Existe un instrumento musical, una especie de acordeón ruso, al que a finales del siglo XIX comenzaron a llamar talianka (una forma truncada de la palabra italianka, “italiana”); este término musical también se ha convertido en una forma arcaica, hoy en día apenas se utiliza.

A este mismo grupo de palabras se pueden añadir otros dos topónimos: Si bien el nombre de uno de los barrios de Odesa es Moldavanka (moldava), sin duda debido a la proximidad de esta ciudad con Moldavia, el nombre de la ciudad Kubinka (que también significa “cubana”), situada cerca de Moscú, no tiene ninguna relación con Cuba. Y aun así, si viajas en tren dese Europa hacia Moscú, te encontrarás con una “cubana” de camino.

Otras palabras no hacen referencia estrictamente a nombres de nacionalidades pero sí que guardan una gran proximidad, se distinguen de ellas únicamente por la ausencia del sufijo productivo de gentilicios “–n”.  Una mujer procedente de Turquía en ruso es una turchanka y una griega es una grechanka. 

Por otro lado, una turka en ruso es un recipiente especial, más estrecho en su parte superior, para hervir café (en este caso el vínculo con Turquía es evidente) y grechka es la forma coloquial para referirse al grano de trigo sarraceno muy utilizado (en este caso la relación con Grecia consiste en que esta variedad del trigo llegó a Rusia precisamente desde este país).

Y finalmente, los gentilicios indianka koreianka guardan un gran parecido con las palabras indeika y koreika: la primera se corresponde a la hembra del pavo y la segunda hace referencia en gastronomía a la parte del costillar de un animal.

El nombre genérico inostranka, que significa “extranjera”, tiene varios significados relacionados con la literatura. En un principio, esta palabra se convirtió en el nombre coloquial de la Biblioteca de Literatura Extranjera inaugurada en Moscú en 1924. En 1955 comenzó a publicarse la revista “Literatura extranjera”, a la que se comenzó a llamar coloquialmente del mismo modo que a la biblioteca. En el año 2000, los empleados de esta revista fundaron una editorial llamada Inostranka y la variante coloquial adquiría así el estatus de marca oficial.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.