Diez libros de arte ruso que puedes descargarte gratis

Después de una exposición de arte lo único que queda es el catálogo, si bien ocurre que es difícil acceder a ellos. Las tiradas son reducidas, su distribución es limitada, el precio de venta acostumbra a ser bastante superior al de un libro corriente. La Fundación March ha resuelto este problema con un nuevo portal que presentó el pasado 11 de febrero. En él encontraremos en abierto los catálogos de algunas de las exposiciones más interesantes (algunas pioneras) que se han realizado en España sobre arte ruso.

En su portal, la Fundación March ha puesto al alcance de todos los internautas, y desde cualquier dispositivo, los catálogos digitalizados de todas las exposiciones organizadas desde 1973 en sus tres sedes, esto es, Madrid, Cuenca y Palma de Mallorca. Son más de 27.000 páginas con textos -a veces también en edición inglesa- de más de 400 autores e imágenes de 18.000 obras de casi 1.400 artistas. El portal permite la búsqueda interconectada en la totalidad de los contenidos y dentro de cada catálogo. Además de poder consultarlos en línea también se pueden descargar en formato pdf. Esta es nuestra selección de diez títulos.

La ilustración total: arte conceptual de Moscú, 1960-1990. [2008-2009]

Desde la perestroika de los años 80, el Conceptualismo de Moscú se tiene como el movimiento artístico ruso más importante de la segunda mitad del siglo XX. Su cotización, además, no ha dejado de crecer.

En esta exposición de tesis se trató de reconstruir el contexto que originó esta corriente, distinta a sus contemporáneas en la escena occidental, que experimentó con todas las disciplinas: dibujo, fotografía, escultura, vídeo o samizdat. El aparato crítico de la propuesta se apoya sobre todo en el trabajo de investigación de Borís Groys, que estuvo en contacto directo con los círculos artísticos e intelectuales de Leningrado y Moscú.

La ilustración total es, en gran medida, el fruto de sus investigaciones, iniciadas en la década de 1970 en la Unión Soviética y continuadas desde Alemania en 1981. Gracias a esta visión de grupo es posible situar mejor a nombres conocidos como Érik Bulátov, Vitali Komar, Aleksandr Melamid o Iliá Kabakov (que firma el texto “Sobre el vacío”) en la historia del arte, así como establecer las inspiraciones y relaciones mutuas. (enlace)

Vanguardia rusa, 1910-1930. Museo y Colección Ludwig. [1985]

En Vanguardia rusa fue la primera vez que se expusieron de forma conjunta los fondos artísticos de la Colección Ludwig de este periodo del arte ruso. Ni siquiera se había hecho en su propia sede. La Colección Ludwig pasa por tener una nutrida representación de la obra de Picasso, el Pop Art, el arte abstracto y el surrealista, y en cuanto a vanguardia rusa atesora unas 600 obras de artistas como Goncharova, Ródchenko, Malévich o Popova, cosa que la convierte en un referente fuera de Rusia.

Como señaló la comisaria Evelyn Weiss en el prólogo del catálogo, en esos años “parece haberse producido una concentración de fuerzas espirituales e intelectuales que, a su vez, vendrían a determinar una insólita integración de las artes plásticas con la política, las letras, la música, el diseño. Sólo ahora vamos teniendo conciencia, poco a poco, de cuántos avances revolucionarios experimentados por nosotros desde los años 60 se remiten a ideas y concepciones de la vanguardia rusa”. (enlace)

La vanguardia aplicada (1890-1950). [2012]

Esta exposición trazó un mapa de más de medio siglo de diseño gráfico y tipografía de la mano de 250 artistas de 28 nacionalidades, como reivindicación de unas disciplinas que suelen quedarse en un segundo plano cuando se alude a las vanguardias históricas.

Al igual que la pintura o la fotografía, penetraron con igual  o más fuerza en el ámbito de lo doméstico, en los espacios de organización social, en los centros públicos y en la cultura de masas. Para ello la Fundación March entró en contacto con Merrill C. Berman, poseedor de una de las colecciones privadas de diseño gráfico vanguardista más completas que existen, y con José María Lafuente, que ha hecho lo propio desde España centrándose en la tipografía y la evolución del lenguaje a través los elementos materiales de las artes aplicadas.

“Quizá el rasgo más radical de la vanguardia -señala Manuel Fontán en su introducción- sea su libre juego entre los signos del lenguaje y las formas del arte”. Se incluyen trabajos de Nikolái Dolgorukov, Vladímir Burliuk, Alekséi Gan o Nikolái Akímov. (enlace)

Kandinsky (1923-1944). [1978] Kandinsky, origen de la abstracción. [2003-2004] Kandinsky, acuarelas. [2004]

En el primer catálogo se muestran 60 obras pertenecientes a las últimas dos décadas de vida de uno de los artistas rusos más influyentes del arte contemporáneo, las más geométricas y abstractas.

También incluye la época en que Kansdinsky se trasladó a Alemania, donde impartió clases en la escuela Bauhaus y publicó algunos de sus textos teóricos más célebres, como Punto y línea sobre plano (1926) (enlace). Un cuarto de siglo después de la primera exposición sobre Kandinsky en España, la Fundación March centró una segunda en el género paisajístico de los años 1899-1920, que marcan el tránsito de lo inicios artísticos del autor al predominio de la abstracción.

El catálogo incluye una conferencia de Kandinsky de 1914, una selección de fragmentos de sus textos y un análisis de Composición VII (enlace). El tercero recoge las obras procedentes de la Städtische Galeire im Lenbachlaus de Múnich, un total de 39 acuarelas fechadas en 1910-1914, años de experimentación con el color y la abstracción.

También se expusieron las ilustraciones y los bocetos para la edición de De lo espiritual en el arte, el almanaque El jinete azul y estudios de Composición VII (enlace)

Aleksandr Deineka (1899-1969), una vanguardia para el proletariado. [2011]

La retrospectiva sobre Deineka sirvió para mostrar la frontera entre la vanguardia y el realismo socialista. Los grandes formatos de Deineka se acompañaron de obras de Klucis, Maiakovski, Gan, Ródchenko o Petrov-Vodkin.

A Deineka lo conocemos por sus escenas monumentales de fábricas, deportistas y campesinos que celebraban el realismo socialista, un estilo que genera cuadros que parecen “fotogramas procedentes de la filmación de un sueño utópico”.

Sin embargo, la personalidad de Deineka no fue tan unidimensional como este arte de propaganda nos puede hacer creer. Comprometido con la revolución, recibió importantes encargos del Estado y el permiso para viajar al extranjero, pero también fue acusado de formalista y pasó por un período de cierto ostracismo. La exposición también recreó sus diseños para la estación de metro Maiakóvskaia de Moscú. 

El gran experimento del siglo XX, leemos en el catálogo, “fue un experimento triple e interconectado: la vanguardia, la revolución y el estalinismo. Y la obra de Aleksandr Deineka, atravesada por esas tres realidades, puede considerarse, además de poseedora de una poderosa e incontestable belleza, como la novela en la que esas tres realidades muestran su interrelación y, a veces, el carácter lírico o terrible de su dialéctica”. (enlace) 

Fotomontaje de entreguerras (1918-1939). [2012] 

“El fotomontaje no ha sido inventado, sino que ha surgido a partir de una necesidad de la época -dijo el artista holandés César Domela-Nieuwenhuis en 1931-, que demanda posibilidades de expresión y combinaciones de materiales nuevas. Por ese motivo nadie puede atribuirse el título exclusivo de inventor del fotomontaje”. 

La muestra ofreció un panorama del fotomontaje como forma de expresión artística y su desarrollo concreto en Alemania y la Unión Soviética. La imaginación de artistas como El Lissitzki, Aleksandr Ródchenko o Gustavs Klucis, el fotomontaje se convirtió en una poderosa herramienta política, mientras se desarrolló, en el cine, las múltiples posibilidades de la edición cinematográfica gracias Serguéi Eisenstein o Dziga Vértov. Son de especial interés la selección de textos de primeras espadas como Louis Aragon, László Moholy-Nagy o Raoul Hausmann (enlace). 

            Lee la reseña que se publicó en Rusia Hoyaquí. 

Ródchenko, geometrías. [2001] 

Artista polifacético, Ródchenko experimentó con la fotografía, la escultura, el dibujo, la pintura, la instalación. En las sedes de la fundación March de Cuenca y Palma de Mallorca se reunieron 55 obras realizada entre los años 1917-1948 en las que experimenta con la recta, el plano y la curva. En el catálogo se han incorporado textos del autor y de su nieto, el crítico y profesor de arte y profesor Aleksander Lavréntiev (enlace). 

Vladímir Lébedev (1891-1967). [2012] 


“Para comprender mi trabajo artístico, hay que saber y tener presente que soy un artista de los años 20”, advirtió Vladímir Lébedev, conocido especialmente por su labor en el campo de la ilustración de libros infantiles.

Se suelen olvidar sus trabajos en diseño gráfico y escenográfico aunque son de los más interesantes de la época. Y es que este apasionado del dibujo tuvo su despertar artístico en la década de 1920, el periodo más esplendoroso del arte soviético. De toda su poliédrica producción destaca la serie Nuevo estilo de vida, un documento histórico sobre la sociedad petersburguesa durante los años de la NEP.

            Lee la reseña que se publicó en Rusia Hoyaquí.

Bonus. Marc Chagall, tradiciones judías, 1998 (enlace), Malévich, colección del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo, 1992 (enlace), Popova, 2004 (enlace).