Dévochka, guerla, telka: maneras de llama a una chica en ruso

En todas las lenguas hay numerosas palabras para dirigirse a la mujeres. Algunas de ellas muestran el machismo que hay en la sociedad.

Quizá la palabra más ambigua sea “devochka” ("niña"). Si un grupo de jóvenes decide invitar a una fiesta a unas “niñas”, es que están quedando con un grupo de jóvenes mujeres atractivas (y condescendientes también).

Por otro lado cuando se junta un grupo de mujeres ya no tan jóvenes es perfectamente común que entre ellas se llamen (de forma irónica) "dévochki” (niñas) . Pero si un hombre se dirige a su novia como “moya dévochka” ("mi niña") se trata ya de un piropo íntimo.

Además, en argot juvenil es completamente factible otra variante. Cuando para referirse a una muchacha joven se utiliza irónicamente "mat” o “staruja” (“madre" o "vieja"). Como en la famosa canción de Borís Grebenschikov: "¡A nu-ka, mat, beguí ko mne v krovat!" "vente ,mamita a la cama"). Pero "muchacha" le dicen a todas las mujeres prácticamente hasta que se hacen mayores y se usa como una burla.

 

En los años 60 el argot se nutría principalmente de palabras inglesas y no es de sorprender que fuera precisamente entonces cuanto entró en circulación la palabra "guerla". "Girl" (chica, en inglés) resultaba familiar entre otras cosas porque se repetía mucho en la canción del mismo nombre de los Beatles, la única de sus canciones publicadas en los vinilos soviéticos de entonces (después del título "Dévochka" ponía: "Música y texto popular: interpretación de un conjunto vocal e instrumental", a saber quién).

Además de "guerla" en argot se utiliza la palabra rusa "telka", que significa “ternera” y aunque para las chicas no resulta especialmente halagador, puede llegar a resultarlo por su parecido con la palabra “telo”, que significa “cuerpo”. Es significativo que una de las novelas más populares de los últimos años de Serguéi Mináyev llevara por título la palabra de argot rusa con el artículo inglés: "The telki".

En cualquier caso, puede resultar ofensivo llamar "telka" a una chica. Como piropo generalmente se utilizan otros símiles animales como "zaika”, (liebre) o "kiska" (gatito). 

Eso sí, es imprescindible evitar las comparaciones con los perros, la igual que en español u otros idiomas y culturas. La palabra "suka" (perra) es un insulto grosero.

Otro insulto absolutamente obsceno viene de la palabra "blud" que denomina a una mujer de cascos ligeros que se entrega con facilidad a los hombres; una variante algo más permitida (pero igualmente ofensiva) es la palabra "shliuja". 

Por otro lado en los años de la perestroika, a finales de los años 80, el desprecio por las mujeres públicas inesperadamente se convirtió en motivo de compasión e incluso en envidia. El caso es que las chicas jóvenes que "servían" en los hoteles de lujo para turistas extranjeros, "ganaban" en una noche lo mismo que el salario de sus padres.

Paradójicamente la "prostituta de divisas" se tiñó de romanticismo en la conciencia social. En uno de los periódicos más populares, el Moskovski komsomólets, apareció un detallado artículo sobre su dura vida bajo el título de "mariposas nocturnas" (nochnie bábochki), en las pantallas cinematográficas triunfó el melodrama "Interdevochka" y se hizo popular llamar a estas "interdevochki" con la palabra italiana "putana". 

Actualmente en Rusia la prostitución no es una profesión legal, sin embargo el oscuro mercado de los servicios íntimos se ha desarrollado como en otros países. Y como anunciar públicamente estos servicios está prohibido se utilizan eufemismos del tipo "Ocio" o "Exportación" que no son más que alternativas legales de "íntimo".

Cuando al redactor jefe del Moskovski komsomólets que no ha cambiado su nombre desde la época soviética (aunque el komsomol -las juventudes del PCUS- ya hace 20 años que no existen), le reprocharon que publicara en su periódico cientos de anuncios con la palabra "Ocio", respondió que no puede rechazar a un anunciante porque puede que se trate de una matiné infantil.

La situación en la que un tipo intenta encontrarse con una chica se conoce en el argot como "snimat" (descolgar) o "kleit" (pegar). Hay un chiste que juega con el doble significado de la expresión en argot en relación con lo que ha cambiado la vida en unas pocas décadas:

¿Qué significa la frase "El chico pegó un modelo en el club"?

Hace 30 años: "Un chico en un club de tecnología hizo un modelo de una maqueta de un avión".

Hoy en día: "Un chico en un club nocturno ligó con una tía buena".