Ganar la NBA, el reto pendiente de Prójorov

Mijaíl Prójorov se convirtió en el primer no estadounidense en comprar una franquicia de la NBA. Fuente: Ria Novosti

Mijaíl Prójorov se convirtió en el primer no estadounidense en comprar una franquicia de la NBA. Fuente: Ria Novosti

Arranca la temporada en liga estadounidense de baloncesto con los Brooklyn Nets del oligarca ruso como el equipo con diferencia más caro, 101 millones en salarios.

En 2010 Mijaíl Prójorov se convirtió en el primer no estadounidense en comprar una franquicia de la NBA, pagó 200 millones de dólares por la propiedad del 80 % de los Nets. Su desembarco ha sido de todo menos discreto. En sólo tres años cambió la residencia del equipo (de Nueva Jersey a Brooklyn) e inauguró un pabellón formidable. Pero en la pista no llegaban los resultados, así que este verano Prójorov ha cortado por lo sano, fichando de una tacada a cuatro de los mejores veteranos de la liga para elevar instantáneamente al equipo a la categoría de candidato formal al título.

Hoy arranca la temporada 2013/14 en la NBA con los Brooklyn Nets como plantilla con diferencia más cara de la competición, 101 millones de dólares de gasto sólo en salarios de jugadores, 16 más que el segundo. Eso a pesar de que uno de los fichajes estrella, el ruso Andréi Kirilenko, aceptó un salario muy por debajo de su caché para recalar en el equipo de su compatriota. Tanto, como que rechazó 10 millones garantizados para la próxima temporada en su anterior equipo, los Timberwolves, para firmar un contrato de dos años a razón de tres millones cada uno. La liga abrió una investigación sobre la transparencia del contrato de Kirilenko ante las sospechas e insinuaciones de otros equipos.

Con la intención de equilibrar la competición, en la NBA existe un límite salarial, fijado en unos 73 millones por franquicia. Por cada dólar de más que un equipo gaste en salarios tendrá que pagar a la liga entre 1 y 3,75 en concepto de multa (impuesto de lujo), que después se reparte entre el resto que sí cumplen la norma. Ahí residiría el supuesto interés de los Brooklyn Nets de ocultar parte del salario real de Kirilenko, evitar inflar aún más su ya de por sí abultado impuesto de lujo (que se encuentra en el tramo más alto, al superar en más de 20 millones el tope salarial). Si Kirilenko cobrase en Brooklyn los 10 millones que le ofrecía Minnesota, la franquicia tendría que abonar una multa de 37,5 millones. Como oficialmente ‘sólo’ cobra 3, la multa se queda en 11.

 

Andréi Kirilenko. Fuente: Ria Novosti / Ilia Pitalev

Entre las sospechas de los otros equipos está que Kirilenko recibiría en Rusia una parte no declarada de sueldo, imposible de rastrear para la NBA. Claro que en ese tipo de acusaciones entran también en escena los prejuicios por el origen ruso del jugador y del dueño de la franquicia.  A algunos no les entra en la cabeza que un profesional renuncie a dinero por darse una oportunidad de ganar (Minnesota es una franquicia perdedora y los Nets un candidato al título) o por el gusto de militar en el equipo de un amigo (la relación Kirilenko-Prójorov va más allá de lo profesional).

“No puedo controlar este tipo de tumores y teorías conspiratorias. Debe tratarse de alguna historia tipo Rusia, KGB, etc. Llevo 12 años jugando en la NBA, respetando sus normas, pero lamentablemente es muy difícil acabar con antiguos estereotipos”, declaró Kirilenko, que tiene ya 33 años.

La investigación de la NBA se cerró sin encontrar ninguna irregularidad en su fichaje por los Nets. “Entiendo que la oferta económica no es buena, no voy a ganar todo lo que podría. No estoy seguro de que la hubiese aceptado diez años atrás, pero en este momento de mi carrera sin duda es la mejor decisión posible para aprovechar una opción de ganar la NBA. No digo que vayamos a ganar el anillo, pero por primera vez en mi carrera empiezo una temporada con posibilidades reales de ganarlo”.

Récord de rusos en la NBA

Esta será la temporada con más rusos en la historia de la liga americana, cuatro. Además de Kirilenko, destaca el debutante Sergey Karasev, número 19 del último draft, procedente del  Tryumph Lyubertsy moscovita y con 20 años, cumplidos esta semana. Viendo sus números en pretemporada (promedios de 8 puntos en 24 minutos), parece que Karasev contará desde el principio en la rotación de los Cleveland Cavaliers, uno de los proyectos jóvenes más prometedores de la NBA.

Aleksey Shved (24 años) afronta su segunda temporada en América tras ser de lejos el mejor de la desastrosa selección rusa en el Eurobasket de Eslovenia.  Su primer curso en los Timberwolves de Minnesota dejó buen sabor de boca, firmando promedios de 9 puntos y 4 asistencias en 24 minutos, pese a una floja recta final de temporada. La llegada este verano al equipo de un escolta de primer nivel como Kevin Martin podría limitar sus minutos en pista.

El cuarto en discordia sería el pívot Timofey Mozgov. Tras un par de años de ostracismo en Denver, recibió este verano una oferta formal para regresar a Rusia (Kuban Krasnodar), pero finalmente renovó por Denver, 9 millones de dólares por dos temporadas. A pesar de la jugosa renovación, Mozgov sigue sin apenas contar en Denver (menos de 15 minutos por partido en pretemporada), donde este curso se encontrará el mismo o hasta más overbooking que el año pasado en puestos interiores. Si se confirma su papel residual en la rotación, dado su salario y la escasez de pívots en el mercado, no sería extraño que Mozgov saliese de Denver antes de finalizar su contrato, utilizado como moneda de cambio en un traspaso múltiple.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.