¿Qué nos deja la temporada en la liga rusa?

Ayer terminó la temporada 2012-13 en la liga rusa de fútbol (Premier), la primera una vez normalizado el nuevo formato de competición, con parón invernal de diciembre a marzo. Participaron 16 equipos con alrededor de 1.100 millones de euros de presupuesto (el mayor de la historia), y más de 200 millones invertidos en fichajes.

CSKA, un campeón de ley. Se situó líder allá por noviembre, en la jornada 14, y ya no hubo quien le bajase. ¿Sus armas? La mejor defensa de la competición (25 goles encajados en 30 encuentros) y, sobre todo, la ventaja respecto a sus rivales directos de jugar sólo un partido a la semana, al quedar eliminado de la Europa League en la previa, en agosto. Puestos a destacar, nos quedamos con el nigeriano Musa, pichichi de la liga con 14 goles, y con el portero, el internacional Akinfeev. Enhorabuena a los dos hispanohablantes del equipo: el centrocampista chileno Mark González y el español Paulino Granero, preparador físico. Este título del CSKA, oficialmente séptimo presupuesto de la competición con 70 millones de euros anuales, demuestra la igualdad del campeonato ruso, su principal atractivo. Por cierto, el club ha firmado hace pocos días un convenio con la energética OAO Rosseti para la publicidad en las camisetas que dejará 15 millones de euros anuales, el doble de lo que ingresaba de Aeroflot.

Zenit, el gigante herido. La temporada del club de San Petesburgo ha estado marcada por aquella tarde de comienzos de septiembre cuando se gastó en apenas unas horas 100 millones de euros en el fichaje de dos extranjeros, Hulk y Witsel. Se desataron envidias en el vestuario, la polémica saltó a los medios y la onda expansiva llegó al césped: los resultados del equipo se resintieron. Con una plantilla para arrasar en Rusia y aspirar a cuartos de final de Champions, el Zenit quedó eliminado de Europa en la primera fase y llegó incluso a perder la estela de los primeros puestos en la liga nacional. Tras el parón invernal las aguas volvieron a su cauce y, dentro de la decepción, el equipo salva los muebles con un segundo puesto que da acceso a Champions. Hulk termina la liga con 8 goles en 21 partidos.

Anzhi, de más a menos. La calidad de la plantilla del club de Daguestán tras dos años de frenética inversión da ya como para exigirle clasificarse para la Champions en una liga como la rusa, pero un lamentable último tercio de competición le ha apartado del objetivo (sumó sólo 12 puntos en las últimas 11 jornadas). El brasileño William, que costó 35 millones en el mercado invernal, ha supuesto una importante decepción, de hecho su llegada coincidió cronológicamente con el declive del equipo.

Karpin al rescate. El experimento del Spartak de Moscú de ‘españolizar’ su estilo de juego fichando a Unai Emery como entrenador resultó un fracaso. Por la presión mediática (el club más seguido de Rusia) y un vestuario dividido en clanes (futbolistas nacionales y extranjeros), el banquillo del Spartak es prácticamente ingobernable para un técnico foráneo. Emery fue despedido a últimos de noviembre, en la jornada 17, con el equipo 11º clasificado. El mediático Valeri Karpin, director general del club y entrenador la temporada anterior,  se hizo cargo del equipo y logró reflotarlo: 4º puesto final y el billete para la Europa League. Aunque las expectativas en el Spartak son siempre máximas, parece un resultado acorde con la calidad de la plantilla. La pareja de centrales argentinos Pareja-Insaurralde fue la principal señalada por la prensa como culpable de la mala primera vuelta del equipo. Entre lesiones y falta de confianza del nuevo entrenador, no jugaron ni un minuto en los últimos 12 partidos de liga, básicamente desde que se fue Emery.

Kuban, equipo revelación. La ciudad sureña de Krasnodar verá fútbol continental de clubes por primera vez en su historia gracias al quinto puesto del Kuban, que le da derecho a jugar la próxima edición de la Europa League. Toda una sorpresa para el 11º presupuesto de la competición (32 millones), un equipo que hace 2 temporadas jugaba en segunda división. A destacar la gran campaña del defensa español Ángel DeAlbert, fichado en verano procedente del Valencia y titular indiscutible en Krasnodar desde la primera jornada.

Lokomotiv, la gran decepción. El club moscovita, con casi 100 millones de euros de presupuesto, se queda fuera de plazas europeas por segundo año consecutivo, además esta vez con estrépito, noveno clasificado de una liga de 16. Dos nombres podrían resumir el descarrilamiento de la locomotora. El primero, el superclase Roman Pavlyuchenko, sólo 4 goles este curso, que vienen a confirmar que a los 32 años su carrera entra en una irremediable deriva. El segundo, Slaven Bilic, entrenador croata del equipo, completamente superado por las circunstancias, al que en condiciones normales se hubiese despedido hace meses, pero que se mantiene en el puesto porque el club no quiere o no puede pagarle los 7 millones de indemnización que estipula su contrato. 

Vuelve el Este. Tras un año sin representantes de la Rusia oriental en la primera división, coincide que los dos equipos que suben para la temporada que viene son del Este: el Ekaterimburgo, de los Urales, y el Tom Tomsk, de Siberia. Descienden de forma directa el Mordovia (Saransk) y el Alania (Osetia). Aunque la liga ha terminado, queda pendiente de disputarse una fase de promoción, en la que se enfrentan el 3º y 4º clasificado de segunda división contra el 14º y 13º de la Premier por dos plazas en la máxima competición el próximo curso. Por cierto, uno de los equipos candidatos a subir es el SKA de Jabarovsk, equipo de la provincia del Lejano Oriente, a 8.500 kilómetros de Moscú. El morbo está servido.

Top-5 de goles con acento español…
5) Venezuela - Salomón Rondón (Rubin Kazan), jornada 25

4) Uruguay - Facundo Piriz (Terek), jornada 28

3) Ecuador - Cristian Noboa (Dinamo), jornada 24

2) España – J.M. Jurado (Spartak), jornada 22

1) Uruguay - Mauricio Pereyra (Krasnodar), jornada 28