El baloncesto de provincias asoma la cabeza

El Lokomotiv Kuban ganó el primer título continental de su historia. Fuente: Eurocupbasketball.com.

El Lokomotiv Kuban ganó el primer título continental de su historia. Fuente: Eurocupbasketball.com.

La élite del baloncesto europeo tiene un nuevo invitado, el primero de la Rusia verdaderamente de provincias. El Lokomotiv Kuban de Krasnodar se proclamó este sábado campeón de la Eurocup, segunda competición continental, batiendo 74-65 al Bilbao Basket en la final. Este título, el primer título europeo en los 67 años de historia del club, garantiza plaza para la Euroliga la próxima temporada.

La fórmula del éxito del Lokomotiv este curso ha consistido en fichar un jugador de élite por puesto, dando lugar a una plantilla corta pero equilibrada. Evidentemente hubo un aumento de presupuesto respecto a la temporada anterior, pero reducir el éxito del club al “golpe de talonario”, expresión recurrente en la prensa española estos días, es simplista y hasta mezquino. La clave del Lokomotiv reside en que no ha pagado ni un rublo de traspasos o sobreprecio, sino que adquirió jugadores de talento contrastado en horas bajas que querían reconducir su carrera. Sirva como ejemplo, Mantas Kalnietis, cuya cotización de mercado tras una floja campaña bajó dramáticamente el pasado verano, tanto que el Real Madrid prefirió pagar una indemnización para romper el precontrato que les unía. Casos similares fueron los de Maric, Brown, Jasaitis y, en menor medida, Hendrix y Calathes, estos dos últimos, MVP’s de la final y la liga regular, respectivamente.

El Lokomotiv Kubán compite además en el mercado de jugadores lastrado por la fama de malos pagadores de los clubes rusos de provincias, forjada durante la pasada década con casos frecuentes y algunos sonados. El ex seleccionador David Blatt siempre recuerda que fichar por el Dinamo fue el mayor error de su carrera, que le dejaron mucho dinero a deber. Sucede que el presupuesto de un club de baloncesto en provincias en Rusia, al no ser autosuficiente por sus propios ingresos, depende casi completamente de la financiación pública regional.

Cuando hay elecciones y cambia el gobernador de turno, el nuevo suele desentenderse de los compromisos adquiridos por la antigua administración, dejando al club con contratos firmados pero sin dinero para pagarlos. Recientemente se ha repetido la historia con el Jimki, pero en su caso se salvó porque en Moscú siempre es más fácil encontrar patrocinadores privados, especialmente si el equipo compite en Euroliga. Ural Perm y Dinamo de San Petesburgo corrieron peor suerte y desaparecieron hace algunos años. Mientras mantenga el patrocinio de RZD y no sólo del gobierno regional, el futuro del Lokomotiv está asegurado. Krasnodar disfrutará la próxima temporada, por primera vez en su historia, de baloncesto Euroliga.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.