CSKA-Real Madrid, una rivalidad legendaria

Real y CSKA se han enfrentado 35 veces en la Copa de Europa de baloncesto. Fuente: CSKAbasket.com

Real y CSKA se han enfrentado 35 veces en la Copa de Europa de baloncesto. Fuente: CSKAbasket.com

CSKA de Moscú y Real Madrid pueden considerarse, con permiso del Barcelona, las dos organizaciones deportivas más laureadas de Europa. Sin embargo, sólo hay una sección en la que sus caminos se crucen en todo lo alto dando lugar a una rivalidad legendaria, el baloncesto.

CSKA y Madrid, los dos equipos con más Copas de Europa (6 y 8, respectivamente), se midieron ayer en Moscú, en la penúltima jornada del top-16 de la Euroliga. Ganaron los rusos 81-72, aunque ambos equipos están ya clasificados para cuartos de final, de hecho son máximos favoritos para el título este curso según todas las casas de apuestas, de nuevo, con permiso del Barcelona.

Debido a las escasas o nulas relaciones entre España y la URSS, no fue hasta 1976, tras la muerte de Franco, que Aeroflot abrió la ruta comercial directa Moscú-Madrid. Hasta entonces, los vuelos entre ambos países eran contados, siempre por motivos excepcionales.

Uno de esos motivos excepcionales por los que un avión soviético aterrizaba en el aeropuerto de Madrid Barajas al cabo del año eran los duelos Real-CSKA en la Copa de Europa de baloncesto. Aquello suponía todo un acontecimiento en el aeródromo de la capital española.

La plantilla del CSKA solía viajar acompañada por una generosa comitiva, bastantes altos funcionarios en viaje de placer y un par de traductoras que hablaban un castellano soberbio. Para no pocos empleados del personal de tierra de Barajas suponía la primera vez que veían ‘rusos’ de carne y hueso.

Las visitas del Real Madrid a Moscú Sheremétevo eran también un acontecimiento. Al club español le envolvía un aureola de leyenda en la URSS, tan desconocido como admirado, principalmente por sus éxitos en fútbol.

El CSKA tiene o ha tenido potentísimas secciones en deportes como hockey hielo, balonmano, vóley y disciplinas olímpicas individuales (atletismo y gimnasia, especialmente). El Madrid, por su parte, se concentra en fútbol y baloncesto. Aunque el CSKA es uno de los dominadores históricos de la liga rusa de fútbol, nunca ha estado entre los mejores de Europa, a los que evidentemente sí pertenece el Real. Los duelos directos en fútbol a lo largo de la historia han sido por tanto desequilibrados y poco frecuentes.

Y así llegamos al baloncesto, única disciplina en que estos dos colosos del deporte europeo se miden de tú a tú. 35 enfrentamientos directos en la Copa de Europa los contemplan, de los que ¡¡6 fueron finales!! El balance favorece a los rusos 23-12, contando ya el último disputado ayer en Moscú.

Cómo será la atención que despierta el Madrid, que por primera vez en la temporada el CSKA llenó hasta la bandera el Universal Sports Hall y hasta hubo reventa en la previa, cuando la asistencia al pabellón es precisamente uno de los principales puntos negros del club ruso.

Además de la escasa masa fiel que acompaña al equipo en cada encuentro, la grada se llenó de curiosos, aficionados del CSKA poco habituales que hicieron un esfuerzo dado el nombre del rival y unos cuantos seguidores rusos del Real Madrid, más por el fútbol que por el baloncesto, todo sea dicho.

Esta vez ganó el CSKA con cierta claridad, 81-72, merced a una soberbia primera mitad. El triunfo tiene valor sentimental para el técnico del conjunto moscovita, el italiano Ettore Messina, que dirigiese al Madrid entre 2009 y 2011. “Mentiría si no dijese que es una victoria especial por tratarse de mi exequipo, había muchos sentimientos. Soñaba con ganar este encuentro, a poder ser por 9 puntos (basket average), y de 9 hemos ganado”, explicó en rueda de prensa tras un partido que vivió con una inusitada intensidad desde la banda.

Tras no pocos titubeos en los meses previos, el transatlántico que es el CSKA (mayor presupuesto de Europa con 40 millones) suena por fin como una orquesta afinada, reivindicándose como el favorito al título continental que siempre ha sido. Con esta victoria se asegura el primer puesto del grupo.

Al Madrid le pasó factura el viaje a Rusia, uno de los más exigentes a los que se enfrenta a lo largo del año. Aterrizó en Moscú la madrugada previa, menos de 20 horas antes del partido a una ciudad con 3 horas de diferencia horaria (es decir, súmenle algo de jet lag). Por eso mismo los jugadores del Madrid no quieren ver ni en pintura al Jimki moscovita en la eliminatoria de cuartos de final, un cruce por otra parte punto parte probable dada la clasificación en el otro grupo.