Brasil y Rusia, socios naturales

Moscú y Brasilia aumentan los niveles de cooperación aprovechando las ventajas de su complementariedad económica. Fuente: Reuters

Moscú y Brasilia aumentan los niveles de cooperación aprovechando las ventajas de su complementariedad económica. Fuente: Reuters

Brasil y Rusia se muestran cada vez más unidos. Sus intereses comunes en diversos ámbitos de la esfera mundial y las características de ambos países los colocan en una situación inmejorable de cooperación.

El punto más destacado de la relación entre estos dos países es su posicionamiento frente al tablero político y económico mundial. La participación de Brasil y Rusia en el grupo de los BRICS, junto con China, India y Sudáfrica, le otorga lugares privilegiados como centros alternativos de poder, en la conformación de un nuevo orden internacional multipolar, que según estos países, sería mucho más estable que el actual sistema unipolar dominado por los Estados Unidos.

En términos políticos, tanto Brasilia como Moscú son grandes promotores del Derecho Internacional y la resolución pacífica de los conflictos. Ambos gobiernos, por ejemplo, se oponen a una solución militar para el caso sirio así como también colaboran en las negociaciones por las crisis en Oriente Próximo.

Brasil y Rusia, además, fomentan el aumento de la participación de los países emergentes en organismos internacionales, tales como el Fondo Monetario Internacional. En este sentido, el grupo BRICS tiene planeada la creación de un Banco de Desarrollo propio que intentará invertir en infraestructura y desarrollo sostenible en estos países sin la necesidad de utilizar el dólar estadounidense. Este proyecto se debatirá en la próxima cumbre de los BRICS, que se celebrará en Durban, Sudáfrica los próximos 26 y 27 de marzo. 

La importancia de estos dos países en el plano internacional no es solo económica-política, sino que también se puede observar en el área del deporte. Ambos países son organizadores de un número de eventos internacionales de gran relevancia como el Mundial de Fútbol, en Brasil 2014 y en Rusia 2018, además de los Juegos Olímpicos que se llevarán a cabo en invierno de 2014 en Sochi y en verano de 2016 en Río de Janeiro. Este año Brasil también organizará la Copa Confederaciones de Fútbol y Rusia la Universíada en Kazán. 

A nivel bilateral, Medvédev visitó Brasil el mes pasado, en el marco de la VI Asamblea del Comité de Cooperación Ruso-Brasileña. El mandatario estuvo acompañado de una delegación de ministros y empresarios rusos que fueron recibidos directamente por Dilma Rousseff, la presidenta de Brasil, quien ya había viajado a Moscú en visita oficial en diciembre de 2012. 

A partir de esta visita del mandatario ruso a Brasil, hubo un importante avance en las relaciones entre ambos países, ya que se han firmado una cantidad importante de acuerdos en diversas materias, desde el comercio hasta la cosmonáutica. Tras las reuniones, Medvédev declaró que sus países resultan ser muy parecidos y que son socios naturales en el ámbito internacional. 

En cuanto al comercio bilateral, por ejemplo, Brasil se comprometió a eliminar restricciones fitosanitarias contra las importaciones de trigo proveniente de Rusia, mientras que Rusia hará lo propio para la importación de carne bovina, de cerdo, y de pollo de Brasil. La demanda de trigo ruso desde Brasil responde a la disminución de las importaciones de trigo argentino. 

En materia de defensa, los rusos quieren vender el caza Su-35 a Brasil, el avión más avanzado de su fuerza aérea. Sin embargo, el gobierno brasileño sólo confirmó que  comprará modernos equipos de defensa antiaérea. En el área de la energía nuclear, Brasil invitó al gobierno ruso a colaborar en un proyecto de elaboración de un reactor nuclear multipropósito que se está desarrollando en conjunto entre Brasil y Argentina. Rusia podría aportar equipamientos así como también el asesoramiento técnico. 

Además, Brasil ha aceptado la instalación de una estación terrestre de corrección y monitoreo para el sistema de geolocalización ruso GLONASS,  competidor del GPS estadounidense. Este punto de rastreo es el primero que se encuentra fuera del territorio ruso y permitirá mejorar la precisión de la señal en el hemisferio occidental. 

Por último, cabe destacar también la creación de un Grupo de Trabajo sobre Temas Deportivos, en donde se intercambiarán experiencias y especialistas para la organización de los grandes eventos deportivos mencionados anteriormente.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.