Rusia apoya la intervención militar francesa en Mali

Rusia apoya la intervención militar francesa en Mali bajo la bandera de la ONU y la Unión Africana (UA), aseguró hoy Mijaíl Marguélov, representante especial del Kremlin para África.

El diplomático subrayó que en la citada operación han de participar las fuerzas de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

"Los problemas de África deben y pueden solucionarlos los propios africanos", señaló.

Indicó que "la misión de la comunidad internacional, la misión de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad es ofrecer cualquier tipo de ayuda a los países africanos en la solución de sus problemas, en particular en el ámbito de la seguridad".

Marguélov reconoció que "Mali es un cruce de caminos de intereses económicos de muchos países: allí existen intereses económicos de Francia y enormes intereses económicos rusos".

"Precisamente, esa es una de las razones por la que la comunidad internacional presta tanta atención al asunto de Mali y la estabilidad y la seguridad en Mali tienen tanta relevancia en la agenda del día", dijo.

El viceministro de Exteriores ruso, Guennadi Gatílov, admitió esta semana la legitimidad, desde el punto de vista del derecho internacional, de la intervención militar francesa en Mali, aunque expresó su confianza en que ésta sea una medida limitada y provisional.

La operación "se realiza a petición de las autoridades oficiales malienses. Los mismos franceses han dicho que no tienen intención de quedarse en Mali, que esta es una medida provisional, tras lo que el contingente militar galo será replegado", resaltó.

Gatílov aseguró que, con su actuación, Francia no viola la resolución 2085 adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU y que es considerada la base para el arreglo del conflicto en Mali.

El ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, informó hoy de que el continente galo avanza hacia el norte del país africano para derrotar a los rebeldes salafistas que desde mediados de 2012 controlan esa zona de Mali.

La llamada operación Cerval, que hoy entra en su sexto día, ha conseguido impedir ya el avance de los islamistas hacia el sur del país, pero sigue encontrando fuerte resistencia en el oeste.

El Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el pasado 20 de diciembre el envío de una misión militar africana a Mali para ayudar a las autoridades a recuperar el control del norte del país.

La resolución impulsada por Francia autoriza el envío de una fuerza militar conjunta africana (Afisma) y fue aprobada por unanimidad de los quince miembros del Consejo de Seguridad, en presencia del ministro de Asuntos Exteriores de Mali, Tieman Coulibaly.