Extraen del lago Vostok el agua más antigua de la Tierra

Científicos rusos creen que las muestras de hielo obtenidas en la Antártida podría tener propiedades especiales. Fuente: SCIENCE PHOTO LIBRARY / East News

Científicos rusos creen que las muestras de hielo obtenidas en la Antártida podría tener propiedades especiales. Fuente: SCIENCE PHOTO LIBRARY / East News

El hielo del lago subglaciar Vostok de la Antártida podría tener unas propiedades físicas específicas que lo distinguirán del hielo corriente según el director del centro logístico de la Expedición Antártica Rusa (EAR), Viacheslav Martianov.

A principios de febrero de 2012 los especialistas del equipo de perforación de la 57ª Expedición Antártica Rusa, después de décadas de perforaciones, accedían por primera vez al lago Vostok, el mayor lago subglaciar de la Antártida, cubierto por una capa de hielo de cuatro kilómetros de grosor. 

Las primeras muestras analizadas de agua del Vostok apenas contenían microorganismos.

La última perforación comenzó durante los primeros días de enero de este año.

Haz click en la imagen para aumentarla

Los expertos alcanzaron el nuevo hielo a una profundidad de 3.383 metros, y el 10 de enero, a 3406 metros de profundidad, se obtuvo la primera muestra del hielo transparente del lago.

"Al principio encontramos en el pozo un hielo totalmente desconocido para nosotros: poco transparente, poroso, de color blanco brillante. Evidentemente, tomamos todas las muestras susceptibles de tener una composición isotópica, biológica. Pero 20 metros más allá encontramos un hielo transparente, dentro del cual se había 'congelado' un canal de hielo blanco. Una formación de hielo en semejantes circunstancias, con una presión tan fuerte como la de este pozo, todavía no ha sido estudiada físicamente",  comentaba Martianov.

Martianov señaló que el hielo formado por el agua del lago en el pozo podría tener propiedades físicas especiales, completamente distintas del hielo corriente.

Aunque esto, según él mismo, todavía tiene que demostrarse. Por ahora, una cosa está clara: en ningún laboratorio del mundo se pueden crear unas condiciones parecidas a las obtenidas tras la perforación de una capa de hielo antártico de cuatro kilómetros de grosor, subraya Martianov.

"Teóricamente nadie puede prever el tipo de hielo que descubriremos en el pozo. Por ahora todo lo que podemos hacer es describir los hechos, y cuando se lleven a tierra las muestras recogidas, entonces los científicos podrán investigarlas, establecer teorías y determinar las propiedades del hielo", señala Martianov.

Todas las muestras se llevarán a San Petersburgo en mayo de este año en el buque de expedición científica Akademik Fiódorov.