Exministro ruso se niega a responder como testigo en un caso de corrupción

"Serdiukov abandonó las oficinas del CI en calidad de testigo y se negó a declarar alegando el artículo 51 de la Constitución que (...) permite al ciudadano no declarar contra sí mismo", afirmó el portavoz del CI, Vladímir Markin, citado por la agencia Interfax.

Agregó que Serdiukov presentó ciertas explicaciones por escrito sobre la estafa en el ministerio que encabezó hasta noviembre pasado y solicitó adjuntarlas al expediente.

El abogado de Serdiukov, Henrich Padva, aseguró que su cliente declaró todo lo que fue posible para él.

Markin no descartó que el estatus de testigo del exministro pueda cambiarse "por otro", supuestamente por el de acusado.

"En esta situación, la postura del exministro de Defensa podría ser catalogada como un intento de obstaculizar la investigación", dijo Markin con respecto al supuesto silencio de Serdiukov, a quien la prensa rusa considera como uno de los "intocables" del entorno del presidente ruso, Vladímir Putin.

Destituido el 6 de noviembre pasado, Serdiukov es el más alto funcionario apartado del poder como consecuencia de un escándalo desde que Putin asumiera la jefatura del Kremlin en el año 2000.

Las autoridades investigan una estafa con bienes de Defensa por valor de más de 3.000 millones de rublos (casi 100 millones de dólares), en la que estaría presuntamente implicada la empresa Oboronservice, dependiente de esa cartera.

La oposición comunista asegura que Serdiukov presidió esa compañía pública durante varios años, por lo que también es responsable directo de la estafa.

Según la investigación, algunos de los detenidos en este caso mantenían estrechas relaciones con Serdiukov, al que Putin encargó en su momento la reforma y el rearme de las Fuerzas Armadas.

De acuerdo con la investigación, Oboronservice era utilizada para vender patrimonio -inmuebles y otros activos- del ministerio a precios por debajo de mercado.