La central hidroeléctrica de Baksan vuelve a funcionar

Situada en la región caucásica de Kabardino-Balkaria, sufrió un atentado terrorista en 2010 por el que quedó inutilizada. Fuente: PhotoXpress

Situada en la región caucásica de Kabardino-Balkaria, sufrió un atentado terrorista en 2010 por el que quedó inutilizada. Fuente: PhotoXpress

A finales de diciembre Vladímir Putin dio en directo por televisión la orden para volver a poner el marcha la central hidroeléctrica de Baksan. La estación fue reconstruida después del ataque terrorista en el 2010. Estas instalaciones proporcionarán unos impuestos adicionales de 77 millones de rublos a la república (2,5 millones de dólares), y el aumento de la potencia cubrirá el déficit de energía en Kabardino-Balkaria.

Prácticamente la nueva central se ha construido en el lugar de la antigua, equipada con la última tecnología de energía hidroeléctrica. La potencia ha aumentado de 25 a 27 MW. El promedio anual de elaboración de energía eléctrica de la central era de 108 millones de kilovatios por hora. 

Los ingenieros comprobaron el nivel de vibración del generador hidroeléctrico con un medio anticuado: pusieron sobre él una moneda de canto y se mantuvo de pie. Según los expertos, la central hidroeléctrica restaurada debe durar por lo menos otros 100 años. 

Yelena Vishniakova, portavoz de la compañía RusHydro, explicó cómo fue la restauración de la estación hidroeléctrica: “Después del atentado terrorista, nos encontramos con el problema de restaurar rápidamente la central. Hemos obtenido un  buen resultado, dada la magnitud de la destrucción. 

La central hidroeléctrica de Baksan

Es una de las plantas hidroeléctricas más antiguas en Rusia. Se creó en 1938, y antes del inicio de los años 50, era la más grande de la región del Cáucaso Norte. El 21 de julio del 2010 hubo un atentado. Los teroristas entraron en la estación, mataron a los guardias y colocaron cinco artefactos explosivos en la sala de máquinas de la central, cuatro de los cuales explotaron. Dos generadores hidroeléctricos quedaron inutilizables.

Después de restaurar los generadores hidroeléctricos y varias instalaciones de aceite hidráulico, se hizo evidente que esto no era suficiente y que la estación necesitaba ser modernizada. Nos han ayudado mucho numerosas filiales de RusHydro. Al movilizar a gran número de ingenieros, hemos podido crear una de las plantas más modernas de la región del Cáucaso. 

El trabajo se ha realizado a buen ritmo: en una instalación relativamente pequeña, trabajaban diariamente 500 expertos de todo el país. Hay que tener en cuenta que todo el equipo actualizado instalado en la estación era ruso”. 

La financiación del proyecto se ha llevado a cabo a través de pagos de seguros y fondos presupuestarios federales obtenidos a través de una emisión adicional de acciones con la participación del Estado, así como de los propios medios y préstamos de la compañía RusHydro. El coste total de la modernización fue de alrededor de 2,5 millones de dólares. 

El especialista de la filial de la compañía en Kabardino-Balkaria, Alim Balkizov dijo que con la actualización de la hidroeléctrica se puede proporcionar electricidad a toda la República de Kabardino-Balkaria. 

El sistema energético del Cáucaso  es bastante deficitario y la mayor parte proviene de  los sistemas energéticos desarrollados de Rusia Central. Pero para el Cáucaso es extremadamente importante desarrollar su propio sistema de energía para reducir los riesgos de sobrecarga en tiempos difíciles: veranos calurosos e inviernos severos. Por lo tanto, la principal novedad de la modernización de la central de Baksan ha sido el nuevo diseño de los sistemas de desvío de agua. 

Los ríos del Cáucaso difieren de los de Siberia, tienen una corriente más rápida, pero son menos caudalosos. Por lo tanto, para mejorar la estación, se tuvo que sacar primero el agua de un embalse especial, lo que complicó el proceso de generación de electricidad y lo hizo menos intensivo. 

Ahora, la construcción de la central hidroeléctrica, permite recoger inmediatamente agua de la corriente, sin tener que sacarla de embalses especiales. La central hidroeléctrica de Baksan se ha convertido en la única planta de energía del país que proporciona energía eléctrica a toda la región por completo. En las otras regiones del país, por lo general, se combina la generación hidráulica y térmica. 

Alim Balkizov también aseguró que si en la central hidroeléctrica de Baksan volviera a ocurrir un accidente, la generación se cerraría temporalmente y se alternaría con otras seis estaciones en la región. 

Los últimos dos años, la energía rusa ha estado marcada por un número de nuevas instalaciones. “En la lista de centrales por restaurar está la central hidroeléctrica de Sayano-Shúshenskaya bajo la dirección de la Comisión Gubernamental encabezada por Ígor Sechin. En octubre, pusieron en marcha dos bloques en la central hidroeléctrica de Boguchánskaya y ahora ya está preparado para su funcionamiento el cuarto bloque”, dijo el presidente de la compañía RusHydro, Yevgueni Dod. 

“Hemos recibido el correspondiente decreto presidencial por 50.000 millones de rublos (alrededor de 1.640 millones de dólares). Ahora tenemos en marcha la construcción de instalaciones térmicas en el Lejano Oriente”, concluyó el jefe de RusHydro. Según sus palabras, en el 2013, la atención se centrará en el desarrollo de la energía hidroeléctrica en el Lejano Oriente y Siberia, direcciones prioritarias para el desarrollo de la energía en la parte oriental de la Federación de Rusia. 


Ver mapa más grande

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.