Boxeador ucraniano Klitschkó critica las peleas a puñetazos en el Parlamento

"Todos hemos ido al Parlamento a trabajar con nuestras cabezas. A algunos no se les da muy bien trabajar con sus cabezas, por lo que recurren a los puños. Como profesional, puedo decir que utilizar los puños tampoco se les da bien", dijo Klitschkó a la televisión local.

Klitschkó, que aún no ha anunciado si cuelga definitivamente los guantes para dedicarse a la política, aseguró que los diputados de su partido UDAR ("golpe" en ucraniano) recurrieron a los puños para impedir la violación del reglamento de votación.

"Por otra parte, esto es un horrible fenómeno: todo el mundo vio cómo nuestros diputados populares en vez de dedicarse al trabajo legislativo, trabajaron con los puños", agregó.

El político y púgil prometió que sus diputados en el futuro "utilizarán en primer lugar sus conocimientos y la inteligencia, y no los puños" a la hora de defender sus posiciones.

A mediados de diciembre la Rada abrió su séptima legislatura con una trifulca entre diputados del oficialista Partido de las Regiones y los comunistas, por un lado, y los opositores de UDAR, Batkivschina -de la encarcelada ex primera ministra Yulia Timoshenko- y Svoboda, por el otro.

Como ha ocurrido en multitud de ocasiones, los opositores trataron de asaltar la tribuna del presidio de la Rada, de donde fueron empujados por los oficialistas.

Klitschkó disputó en septiembre su último combate, en el que retuvo su título, versión del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), al imponerse por "KO" en el cuarto asalto al alemán Manuel Charr.

"A mis 41 años de edad mis días en el ring están llegando a su fin", respondió en octubre a Efe Klitschkó, quien ha ganado 45 combates (41 por KO) y únicamente ha hincado dos veces la rodilla ante sus rivales, la última hace nueve años ante Lennox Lewis.

El púgil, que forma junto a su hermano Vladímir la pareja familiar más exitosa de la historia del boxeo, ha reconocido abiertamente que su objetivo son las elecciones presidenciales de 2015.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.