La cena de Nochevieja: despedir el año con buen sabor de boca

También se brinda con champán para recibir el año. Fuente: PhotoXPress

También se brinda con champán para recibir el año. Fuente: PhotoXPress

La comida de gala navideña es cosa del pasado, han ocupado su lugar los aperitivos soviéticos de Nochevieja condimentados con el aroma de las mandarinas y del árbol de Navidad.

Es frecuente bromear sobre las ensaladas de Nochevieja. Las bromas giran en torno a que las ensaladas han de ser abundantes y suaves para que los invitados y los anfitriones, una vez borrachos, puedan dormir cómodamente sobre ellas.   

 Cuando los juerguistas se despierten, es probable que quieran cuidar su salud, para ello, en lugar de bebidas alcohólicas en la mesa pueden encontrar “jolodets” y “salivnoe”. El “jolodets” es carne procedente de la cabeza o las patas y caldo concentrados en una gelatina y sazonados con especias.

Los franceses conocen este plato como “fromage de tête” (queso de cabeza), sin embargo, el “jolodets” ruso es más líquido. El “zalivnoe” es parecido al “jolodets” en cuanto a la técnica de preparación, pero este último está hecho de pescado. Si es un día normal se prepara con cualquier pescado que se tenga a mano, pero si se trata de una fiesta se rellena con esturión. Tanto el “jolodets” como el “zalivnoe” se acompañan con un poco de vodka: el mejor remedio contra los excesos del Año Nuevo.

Gelatina. Fuente: Lori/Legion Media.

Gelatina. Fuente: Lori/Legion Media

La lista de los aperitivos no se limita a los platos mencionados hasta el momento. Queda por nombrar el plato principal, llamado simplemente “goryachee” (caliente). Su principal característica es que está caliente, el resto depende de cada familia que lo preparará a su manera, se trata del segundo plato o plato principal y puede ser un pastel (los más populares llevan col, carne o pescado), ave, cochinillo, pierna de cordero, carne de cerdo e incluso brochetas si se celebra al aire libre. El “goryachee” es el plato estrella del anfitrión y suele servirse justo después de las doce campanadas.

Los vinos rusos, en particular los vinos espumosos, merecen un artículo a parte. No obstante, la antigua tradición de celebrar el Año Nuevo precisamente con champán francés ha resurgido en la actualidad. “Madame Clicquot” y otras marcas han vuelto a las mesas rusas desde los tiempos de Pushkin y es algo de lo que alegrarse.

¡Feliz Año Nuevo! 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies