Navidad en el jardín Ermitage de Moscú

Fuente: Foto de prensa

Fuente: Foto de prensa

La capital rusa como marca la tradición se ha preparado para celebrar la Navidad por todo lo alto. Las calles están decoradas con guirnaldas de luces, los árboles de colores han tomado las plazas de la ciudad. Toda la ciudad bulle de una alegría contagiosa y con una programación plagada de actividades navideñas.

Del 22 al 23 de diciembre y por cuarto año consecutivo, la revista Seasons organizó su tradicional Feria de Navidad en el emblemático jardín Ermitage. El objetivo principal de los organizadores era contagiar el espíritu de la fiesta tanto a los moscovitas como a los turistas que visitan la ciudad.

 El recinto del parque se dividió en distintas zonas, cada una de las cuales ofreció al público una atmósfera diferente. En una de las zonas, el interior de una construcción de hierro forjado se convirtió en un diminuto pueblo medieval amenizado con fardos de paja, trineos antiguos, horquetas, una rueca , y algunos animales de granja: vacas, ovejas, gallinas…, ¡hasta un cerdo!

"Del 22 al 23 de diciembre y por cuarto año consecutivo, la revista Seasons organizó su tradicional Feria de Navidad en el emblemático jardín Ermitage."

 Los jóvenes artistas de la escuela taller Krimov presentaron un interesante y original Belén, en el que además los niños pudieron disfrazarse de pastores, caracterizarse de diferentes animales, y por un día, convertirse en Rey Mago.

En otra parte del jardín, ambientada al más puro estilo mercadillo alemán, se instaló un mercado de árboles de Navidad, en la que además se pudieron encontrar todo tipo de adornos. En otra parte del recinto, los visitantes pudieron degustar dulces tradicionales, comprar regalos, patinar, y dar paseos en trineo.

La revista Seasons organizó en la carpa "En el bosque" una serie de talleres para disfrutar con amigos y en familia, en los que se impartió clases manuales para aprender a confeccionar entre otras cosas, adornos, manoplas, osos, casas, estrellas, fabricados con todo tipo de materiales. Muy cerca de la carpa, los niños se divirtieron de los lindo dejándose caer por un tobogán de hielo.

"El festival se propuso varias metas. Para unos, fue la oportunidad de preparar para la celebración del Año Nuevo; para otros fuepasar un buen rato con su familia en una atmósfera navideña, pero el principal objetivo era lograr que las personas se sintieran felices por un instante", comenta la directora del festival, Daria Shadrina, quien cree que los objetivos para este año se han conseguido con creces, y los visitantes han disfrutado de la experiencia.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies