Kazán, anatomía de un milagro económico

El famoso Kremlin azul y blanco de Kazan. Fuente: PhotoXpress

El famoso Kremlin azul y blanco de Kazan. Fuente: PhotoXpress

De mayoría musulmana, la tercera ciudad de Rusia logra avances magníficos en la última década gracias al aprovechamiento inteligente de sus ventajas competitivas. El milagro sería mantener el desarrollo si se quiebra algunas de las causas profundas que lo impulsan.

En los diez últimos años, Rusia vivió un desarrollo extraordinario, a pesar de la crisis de 2009.  El avance se notó en las ciudades, epicentro directo o indirecto de la economía. A casi ninguna le fue, sin embargo, tan bien como a Kazán, capital de Tartaristán. 

En la década pasada, la ciudad renovó y creó infraestructuras significativas. En 2005, cuando cumplía un milenio desde su fundación, inauguró el metro. Al mismo tiempo, desarrolló extensos complejos de vivienda y añadió miles de metros cuadrados de oficina. También mejoró la dotación de equipamientos públicos. 

De manera simultánea, la ciudad incrementó su producción de bienes y servicios. En 2011, su producto interno bruto sumó 1,25 billones de rublos (41.000 millones de dólares estadounidenses),, un 4.6% más que el año anterior. 

Pero sobre todo diversificó su economía, fomentando la innovación y ampliando el componente tecnológico. 

Todo esto le valió el título de tercera ciudad de Rusia, registrado en la oficina de patentes de la Federación en 2009, pese a ser solo la octava más poblada (Novosibirsk es la tercera) y que Nizhni Nóvgorod haya recibido ese calificativo con frecuencia. 

Pero el éxito de Kazán no es un milagro, sino la consecuencia de la interacción de un conjunto vasto de buenas prácticas que han sabido aprovechar las ventajas competitivas de la región. ¿Cuáles son las claves de la transformación? 

1. Ventajas competitivas 

-Capital del Volga ruso 

Kazán cuenta con cerca de 1,15 millones de habitantes en el término municipal y casi 1.6 millones en el área metropolitana. Sobre todo es la capital económica, política y cultural del Volga en la Federación. Esta condición la convierte en la puerta de acceso a los 80 millones de rusos que viven a lo largo del río. 

-Enclave musulmán 

Poblada por grupos de origen ruso y tártaro, Kazán detenta la mayor concentración de musulmanes de Rusia. La convivencia entre la mayoría suní, los ortodoxos y otras confesiones religiosas más minoritarias ha merecido el reconocimiento de la UNESCO. El famoso Kremlin azul y blanco de la ciudad alberga la segunda mezquita más grande de Europa. 

-Educación 

La ciudad reúne tres Universidades (la Estatal, fundada en 1804 -allí estudiaron, entre otros, Tolstói y Lenin-, la Técnica y la Tecnológica) y es especialmente prestigiosa en los campos científicos y de ingeniería, sobre todo en aviación, automoción, química, informática y telecomunicaciones. 

2. Innovación 

La región ha sido tradicionalmente fuerte en ingeniería mecánica, química y petroquímica, la industria ligera y la alimentaria. En los últimos años, ha diversificado su economía, convirtiéndose en uno de los mayores centros de innovación del país, sobre todo en el segmento de las tecnologías de la información y la comunicación. 

El despegue se ha realizado de la mano de pequeñas y medianas empresas. En la actualidad, estas representan el 25% de la economía regional, frente al promedio nacional del 20%. Se espera que constituyan el 34% en 2015. 

La innovación se ha producido gracias a la conjunción del desarrollo de parques tecnológicos, la provisión de fondos de riesgo y capital semilla, y el conocimiento y la investigación aplicada de las universidades. La región ha creado un zona económica especial (la de Albuga), con cuatro parques industriales, 14 parques tecnológicos y otras infraestructuras de alta tecnología. 

El parque tecnológico IDEA es la punta de lanza del programa. Instalado en una fábrica militar abandonada, en él se ofrecen locales y acompañamiento técnico a proyectos innovadores de alta tecnología a precios notablemente subsidiados. Inaugurado en 2007, esta incubadora logró que los impuestos de las empresas resultantes hayan cubierto la inversión inicial en apenas tres años. 

Según el Banco Mundial, Kazán es de hecho la quinta mejor ciudad del país para hacer negocios (en 2009 era la mejor). De acuerdo con la Asociación Nacional para la Innovación y el Desarrollo de Tecnologías de la Información y la Comunicación, Tartaristán era en 2011 la segunda región de la Federación (83 regiones) en esta materia, solo por detrás de Moscú. 

3. Catalización de inversión 

Contando con capital humano, espíritu emprendedor y estructuras para la innovación, el reto es la financiación. El gobierno tártaro ha sido particularmente hábil en movilizar recursos. 

La primera estrategia ha sido la promoción de pequeñas empresas locales a través del gasto público. El gobierno ha priorizado la contratación de compañías domésticas con el fin de generar conocimiento y experiencia y dinamizar el mercado local. Las alianzas público-privadas han sido frecuentes. 

Otra de las claves ha sido la creación en 2011 de la Agencia de Desarrollo de la Inversión de Tartaristán (TIDA, en sus siglas inglesas). 

Esta provee a los inversores una atención unificada para todos los trámites gubernamentales y ofrece asistencia desde el inicio hasta el final. La TIDA ha sido el instrumento principal para el establecimiento de relaciones económicas internacionales que permitan captar inversión. 

La República ha forjado alianzas con algunos países europeos, como Luxemburgo e Inglaterra. Con todo, la estrategia más fecunda ha sido sacar provecho de su carácter islámico, convirtiéndose en el destino de fondos de inversión de empresarios o países musulmanes, sobre todo saudíes, indonesios y malayos. 

4. Atracción de eventos internacionales 

Desde 2009, Kazán celebra la Conferencia Internacional de Negocios y Finanzas Islámica. Este año albergó la reunión de los ministerios de comercio y agricultura del Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC).

Además, la capital tártara ha sido designada sede de la Universidade del año que viene, una especie de Juegos Olímpicos universitarios que concitará la mayor concentración de deportistas del mundo tras los Juegos de Londres. 

Kazán ha sido también nombrada una de las once sedes del Mundial del Fútbol que hospedará la Federación en 2018. 

Estos eventos han logrado reunir recursos de múltiples instituciones, de cara a crear infraestructura deportiva, pero también, y sobre todo, equipamientos urbanos que pueden impulsar la calidad de vida a medio y largo plazo. Kazán está siendo muy inteligente en su gestión. Las instalaciones deportivas para la Universidad  han sido construidas con antelación con el fin de disfrutarlas cuanto antes. 

Desafíos 

Más allá de los problemas de gestión pública, que asustan a muchos inversores, el mayor desafío de Kazán es de gobernanza. La expansión de facciones islamistas radicales está poniendo en riesgo la reputada convivencia de la urbe. 

En junio, musulmanes extremistas asesinaron al muftí de la ciudad y su adjunto, suníes partidarios del diálogo pacífico.  El éxito de Kazán no es un milagro. Pero sería milagroso que continúe si no se gestionan como hasta hace poco las tensiones religiosas en una sociedad tan multiétnica. El progreso económico es un ecosistema que depende de la interacción de múltiples factores.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies