El invierno comienza en Yakutia

El clima en Yakutia es extremadamente frío. Fuente: Reuters / Vostock Photo

El clima en Yakutia es extremadamente frío. Fuente: Reuters / Vostock Photo

Durante las dos últimas semanas de diciembre en Yakutsk la temperatura alcanza los 34º bajo cero. Normalmente en esta época del año las temperaturas suelen descender hasta los 50º bajo cero, sin embargo, -30º no es cualquier cosa. Es posible soportar este clima si se va bien preparado con ropa térmica, un gorro, un anorak y unos guantes, no obstante, cualquier salida al exterior es comparable a una salida al espacio.

El frío puede llegar a quemar la cara y provocar rasguños. Si nos olvidamos de los pantalones de esquí, el frío se convierte en un ser vivo que nos abraza las piernas y hace que los vaqueros se nos queden pegados a las rodillas.

Los habitantes de la zona están preparados para divertirse en las horas de más frío. Se dan fiestas en las calles bastante a menudo, y es que a los yakutos les encanta realizar actividades al aire libre: cazar, ir de pesca... Además son muchos los que realizan trabajos en la calle. En realidad, todo es acostumbrarse. 

La República de Yakutia es la región más grande de Rusia en cuanto a su extensión (más de tres millones de km2, lo que equivaldría a cinco veces la superficie de Francia o a la India) y a su vez, una de las regiones menos pobladas (menos de un millón de habitantes). En invierno tiene lugar el festival “El invierno comienza en Yakutia”. Este evento cuenta con dos atracciones principales: el encuentro con el Papá Noel yakuto que se llama Chysjaan y el festival Strogánina (o de las rodajas de pescado).

Chysjaan, el Papá Noel yakuto, fue creado no hace mucho. Surgió de la adaptación de antiguas leyendas sobre el 'Toro del invierno', un despiadado personaje del folklore local. Como resultado apareció un bondadoso, aunque extraño, abuelito barbudo parecido al sensei de la película “Kill Bill” de Quentin Tarantino, pero con un sombrero y con enormes cuernos.

La residencia de Chysjaan es una cueva cavada en el permafrost en la que la temperatura siempre son 7º bajo cero, tanto en verano como en invierno. En el interior hay esculturas de hielo entre las que puede verse reproducciones de la Venus de Milo, del Guernica de Picasso y de las obras del pintor buriato Dashi Namdákov. En la cueva también hay un bar de hielo.

Este bar es una atracción que ya existe en otras ciudades como por ejemplo en Londres o en Moscú. Sin embargo, en este caso se trata de un bar en el que todo es fruto de la naturaleza. El vodka y el champán se sirven en recipientes de hielo (es imposible llamarlos copas).

Como acompañantes a las bebidas heladas hay pescado crudo congelado, pescado directamente de debajo del hielo. El resultado es sashimi congelado y salpimentado y, sinceramente, no hay nada mejor para acompañar el vodka.

Los yakutos apenas comen cerdo y no les gusta demasiado el pollo, sin embargo comen carne de ciervo, de vaca y de caballo. La carne de potro es la base de la dieta de los norteños.

Existen diferentes versiones sobre el origen de los yakutos. Se dice que son descendientes de los turcos que más al norte llegaron, también se dice que son descendientes de los mongoles nómadas que vivían cerca del Baikal, se cree que pueden estar ligados a la Horda de Oro o, incluso, que llegaron desde el Tíbet, pero ni siquiera los propios yakutos saben con certeza de dónde proceden.

De una u otra manera, la carne de caballo es muy sabrosa, aunque resulta extraño comerse a un animal en el que acabas de montar.

El festival Strogánina comienza con un concurso preliminar en el que diferentes equipos preparan con antelación torres esculturas con rodajas de pescado frente a un jurado. En la última edición, la mejor composición fue realizada en forma de mamut, uno de los símbolos oficiales de la región.

Después se lleva a cabo el concurso más importante: equipos de dos personas compuestos por una mujer y un hombre deben cortar lo más rápido posible un pescado congelado y crear con las rodajas una torre en una bandeja. El hombre corta y la mujer decora. La competición se basa en la rapidez y en la belleza de la composición. El experimentado jurado está formado por respetados pescadores, consumidores y por las autoridades locales.

De forma paralela en el vestíbulo se venden pescado, cuchillos, vestidos, sombreros, guantes hechos con piel de peces y sombreros de crin. Al público se le da a degustar comida típica de la zona.

También hay bailes tradicionales (los jóvenes bailan la danza de la pesca, de la caza del oso, de la magia y la danza de cortejo, no obstante, es difícil distinguir una de otra). Después aparecen modelos yakutas (estudiantes del Teatro Estudiantil de Moda) desfilando con abrigos de piel. Algunos de los abrigos, aún contando con muchas capas dejan ver los preciosos ojos de las mujeres de Yakutia.

Todos van vestidos con bonitos trajes tradicionales y las mujeres llevan accesorios de plata: el atuendo tradicional yakuto con todos sus accesorios llega a pesar hasta 17 kilogramos.

En la vida cotidiana hay por lo menos un elemento de ropa tradicional que está siempre presente: las botas de piel de reno, a veces decoradas con abalorios. Soncaras, pero muy, muy calientes.

Impulsar el turismo

El deseo del gobierno de Yakutia de convertir la república en un importante destino turístico se percibe de maneras diferentes: por una parte se pretende mostrar la imagen de los yakutos como hombres salvajes vestidos con piel de reno, sus danzas, las rodajas de pescado crudo, el canto de garganta y los caballos de pelo largo.

Todo esto es, por supuesto, maravilloso, pero, por otra parte, en Yakutia también hay un Instituto de Investigación, el Instituto del permagel que es el centro de formación superior más al norte de la Federación Rusa, grandes fábricas, petróleo, gas, diamantes, oro y uranio.

En Yakutsk construyen altos edificios sobre el permagel sirviéndose de pilotes en lugar de cimentación. Es una de las ciudades rusas mejor habilitadas para personas con discapacidades físicas, incluso los edificios con pocas plantas tienen ascensor para las personas que van en silla de ruedas y prácticamente todos los edificios públicos disponen de rampas.


Ver mapa más grande

En general, es una ciudad totalmente desarrollada, sin embargo, las autoridades la venden como si se tratase de un pueblo en el que viven cazadores y recolectores nómadas. No obstante, la lógica de las autoridades de la república está bastante clara.

Pocas personas muestran interés por el turismo industrial, y aún así tales entusiastas no podrían acceder ni a la mina de uranio ni a la fábrica de diamantes.

Sin embargo, son muchos los amantes de lo exótico, de las tradiciones nacionales, del chamanismo y del vodka con pescado crudo. Éstos serán los que vayan a Yakutia como turistas, en cualquier caso, es lo que espera el gobierno de esta extraordinaria república.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies