El Senado ruso aprueba unánimemente la ley que prohíbe adoptar niños a EEUU

La prohibición, que recibió el voto de los 143 senadores, forma parte de una ley en represalia por el "Acta Magnitski aprobada por EEUU y que impone restricciones a funcionarios rusos por la muerte en prisión preventiva del abogado ruso Serguéi Magnitski.

De esta forma, ahora sólo falta la promulgación del presidente, Vladímir Putin, para su entrada en vigor el próximo 1 de enero.

La ley también prohíbe las actividades de las organizaciones que tramitan las adopciones y suspende la vigencia del acuerdo bilateral en esta materia, suscrito en julio pasado.

Putin, que dejó entrever la pasada semana en la rueda de prensa anual que promulgará la iniciativa parlamentaria, acusa a EEUU de incumplir el acuerdo bilateral y denunció la muerte de varios niños rusos acogidos por padres norteamericanos debido a malos tratos.

La viceprimer ministra encargada de Asuntos Sociales, Olga Golodets, ha advertido de que el proyecto de ley se contradice con varias leyes y actas internacionales, como la Convención sobre los Derechos del Niños, lo que fue negado ayer por el Kremlin.

Según una encuesta publicada la víspera por la compañía Opinión Pública, un 56 por ciento de los rusos apoyan la prohibición, que le ha granjeado a Rusia un aluvión de criticas internacionales.

Se calcula que hay cientos de miles de huérfanos y niños abandonados en Rusia, país donde sólo en los últimos años las familias se han animado a acoger niños en régimen de adopción

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies