Una orquesta formada por jóvenes tocará en los Juegos de Sochi

Yuri Bashmet, afamado violinista y director, ha fundado un conjunto con grandes talentos de toda Rusia. Fuente: ITAR-TASS

Yuri Bashmet, afamado violinista y director, ha fundado un conjunto con grandes talentos de toda Rusia. Fuente: ITAR-TASS

Cuatro años antes del comienzo de los XXII Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, comenzó la Olimpiada Cultural a lo largo y ancho del país.

Su solemne inauguración tuvo lugar el 16 de mayo de 2010 en esta misma ciudad, ubicada en la orilla del Mar Negro. El Presidente del Comité Organizador de Sochi 2014, Dmitri Chernyshenko, subrayó que este evento “fue planeado como un suceso único que incluye la participación de diferentes regiones de Rusia”, y que su objetivo principal es “mantener el diálogo cultural entre Rusia y la comunidad internacional”. 

El programa de la Olimpiada Cultural incluye cuatro proyectos temáticos, cada uno de los cuales dura un año. El año 2010 fue dedicado al cine, el año 2011 al teatro, el año 2012, fue el año de la Música, y, finalmente, el año 2013 estará dedicado a los museos.

Para el Año de la Música, Yuri Bashmet, que se distingue no solamente por su excepcional talento musical, sino también por su entusiasmo creativo, formó una gran Orquesta Sinfónica Juvenil.

Para esto Bashmet, junto con un grupo de colegas (entre ellos se encontraban los laureados de los Concursos Internacionales y Artistas de Mérito de Rusia: A.Poskrobko, A.Naydenov, R.Balashov, I.Vassiliev, O.Dzerzhinskaia, entre otros) escogieron a los jóvenes con más talento musical de Rusia.

A pesar de la complejidad y magnitud de la tarea, después de largos viajes e intensas audiciones de selección, el jurado eligió 78 chicos entre 10 y 22 años, oriundos de 28 ciudades de Rusia.

“Cuando comenzamos a trabajar sobre el proyecto, - cuenta Yuri Bashmet, - todo nos parecía una locura. Y sólo después de viajar por el país desde Yaroslavl hasta Jabárovsk, escuchando una gran cantidad de jóvenes músicos, puedo con toda seguridad decir que la música clásica en Rusia está viva.

Aunque no quiero ocultar el hecho de que gracias a nuestro concurso de selección, algunos de los gobernadores se enteraron por primera vez de la existencia de algunas de las escuelas de música en sus respectivos distritos.

Considero que únicamente con una ininterrumpida  dedicación a nuestra joven generación, junto con el apoyo de los profesores de música, podemos lograr un buen futuro musical. Ya que sabemos que, después de todo, la cultura es el alma de Rusia, que la distingue del resto del mundo”, declaró.

El programa de la Olimpiada Cultural Sochi 2014, da a los integrantes de la nueva orquesta la oportunidad única de desarrollar sus habilidades y convertirse en verdaderos artistas.

“Cuando encuentro niños seriamente involucrados en la música, cuando veo sus caras iluminadas  por la emoción, el deseo y el placer de tocar música, me doy cuenta de que hicimos un trabajo muy importante”,  confiesa Bashmet.

Antes del concierto de inauguración de la Orquesta Sinfónica Juvenil, que tuvo lugar el 29 de Noviembre de 2012 en el Teatro de Invierno en Sochi,  Yurii Bashmet se encontraba muy emocionado y un poco nervioso: “Lamentablemente, no tuvimos mucho tiempo para ensayar. Además, los chicos no tienen la experiencia de tocar en un ensamble y menos en una orquesta sinfónica, par lo que se requiere una perfecta sincronización. 

Ellos todavía tienen miedo de despegarse de las partituras y seguir los movimientos del director. Sé que la perfección en cualquier tarea requiere de mucha experiencia, pero también sé que los chicos aportan toda su voluntad para tocar de la mejor manera posible por primera vez desde el escenario delante de un numeroso público.

Nunca me voy a olvidar de como practicaban hasta la madrugada en sus habitaciones en hotel, hasta que los vecinos empezaron a quejarse de que no podían dormir.”

El programa del concierto incluía obras de Rossimi, Vivaldi, Saint-Saens, Mozart, Tchaikovski y Bruch, entre otros compositores. 

“Los chicos tocaron muy bien, aunque hubo algunas imperfecciones”, comenta el periodista y el crítico musical Vadim Romanov.

“Pero esto no es lo principal. Lo más importante es que los jóvenes músicos tocaron con una increíble concentración y devoción. ¡Había que ver sus caras de decepción cuando algo no les salía bien! Cuando la Orquesta interpretaba el Vals de la 'Bella durmiente' de Tchaikovski, todos supieron que a los músicos les esperaba un gran futuro por delante”.

El director de la orquesta y fundador, Yuri Bashmet también quedó muy contento con la presentación: “Estoy feliz de que pudiéramos realizar con éxito el primer encuentro con el público. Ahora no tengo dudas que esto es el comienzo de una gran Orquesta”.  

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies