Akademgorodok, la capital científica de Siberia

En Akademgorodok de Novosibirsk: Abel Aganbegyan, académico de la URSS,; Yuri Marchuk, vicepresidente de la URSS y Mijaíl Lavrentiev, presidente honorario del departamento siberiano de la Academia Rusa de Ciencias de la URSS.

En Akademgorodok de Novosibirsk: Abel Aganbegyan, académico de la URSS,; Yuri Marchuk, vicepresidente de la URSS y Mijaíl Lavrentiev, presidente honorario del departamento siberiano de la Academia Rusa de Ciencias de la URSS.

A. Zubtsov/RIA Novosti
La trayectoria del físico Mijaíl Lavrentiev, nacido en la capital tártara de Kazán, hubiera dado un giro radical si, al igual que otros colegas suyos, se hubiese involucrado en el 'caso Luzin', nombre que recibió la persecución emprendida contra Nikolái Luzin, uno de los mentores de Lavrentiev, acusado de plagio y de antipatriota por sus propios alumnos.


View Larger Map

Mijaíl Alekséevich Lavrentiev inició sus estudios en la Universidad Estatal de Kazán y, posteriormente, pasó a la Universidad Estatal de Moscú, donde se trasladó con su familia en 1921. 

Lavrentiev no tomó parte del mencionado proceso contra su profesor, ya que en sus propósitos no figuraban los escándalos políticos. Y es que, si por algo es recordado Lavrentiev es por hacer realidad la capital científica de Siberia; Akademgorodok. 

El origen de Akademgorodok está en los naukogrados soviéticos que puso en marcha el aparato estatal, especialmente durante la Guerra Fría. A diferencia de otros tipos de localidades soviéticas, los naukogrados no tenían que ser, necesariamente, ciudades cerradas o secretas. 

El motivo de la creación de estos asentamientos fue la concentración del conocimiento y desarrollo científico como academia para todo el país.

 El primer naukogrado que se creó en Rusia fue el de Óbninsk, que albergó la primera central nuclear del mundo, la APS-1 Óbninsk, inaugurada en 1954 junto al Instituto de Física y Energética del Ministerio de Energía Atómica (Minatom, hoy Rosatom). 

Fundación de Akademgorodok 

Mijaíl Lavrentiev entró en conversaciones con el gobierno de Nikita Jrushchov, que dio luz verde a la creación del proyecto en 1957. 

El lugar escogido fue en los bosques de Siberia, cerca de la ciudad de Novosibirsk, una de las más importantes y pobladas de la Unión Soviética con alrededor de 885.000 habitantes en ese momento. 

El complejo Akademgorodok –nombre que en castellano significa, simplemente, “ciudad académica”– fue inaugurado en 1958 y se situaba a unos 25 kilómetros al sur de Novosibirsk. La división siberiana de la Academia de las Ciencias Soviética –y posteriormente de rusa– concretó su sede en este nuevo, pero ya importante, centro de la ciencia. 

El lugar donde se erige Akademgorodok es en las frondosas reservas forestales de abedules y pinos adyacentes al río Ob. Las autoridades soviéticas eligieron este enclave para asegurar el bienestar de los científicos y presentar un estilo de vida inmejorable para los que serían el futuro de la Unión Soviética, ya que éste era el centro científico más importante de los Urales hasta el océano Pacífico. 

Akademgorodok está dividido en dos partes: la zona norte, que incluye Morskoi Prospect, la calle Ilicha y sus alrededores; y el distrito de Schya, con Stroiteley Prospect y las calles Demakova, Ivanov, Arbuzova y Musy Dzhalilya. 

A raíz de su fundación, Akademgorodok no cesó de recibir el apoyo de innumerables instituciones de prestigio. Mijaíl Lavrentiev, en compañía de Serguéi Sobolev y Serguéi Khristianovich, fundó la Universidad Estatal de Novosibirsk en mayo de 1959 y fijó su sede en la ciudad académica que él mismo diseñó. 

Los científicos más notables de la Unión Soviética no dudaban en trasladarse aquí por sus excelentes condiciones de vida y medio ambiente, mejores que en la inmensa Moscú, con confortables edificios residenciales y tiendas con productos de primera calidad. 

La ciudad, de hecho, funciona como cualquier otra localidad y cuenta con sus propios servicios de transporte, ocio y comercio, pese a formar parte de Novosibirsk. 

Akademgorodok se estaba convirtiendo en un centro elitista, donde los científicos podían debatir asuntos que eran tabú en Moscú, pero no en Siberia. Los avances no tardaron en llegar y se alcanzaron enormes progresos en física, genética y cibernética. 

Los mejores años en investigación y desarrollo científicos se estaban viviendo en esta enorme y cosmopolita academia. 

Con la caída de las políticas comunistas soviéticas, unido al boom de la informática e internet, las empresas más importantes del sector abrieron sucursales en Akademgorodok, como Intel e IBM, conscientes del enorme potencial de sus estudiantes. 

Es por ello que se ha ganado el sobrenombre de Silicon de la Taiga, en alusión a Silicon Valley, el epicentro de las empresas tecnológicas estadounidenses. El crecimiento de las empresas denominadas high-tech crecía a finales de la década de 2000 a un ritmo del 15% anual e ingresos de 150 millones de dólares al año.

 Otros Akademgorodok en Rusia 

La proliferación de naukogrados en la Unión Soviética fue una particularidad de la República Socialista Soviética de Rusia y se extendió a todo su territorio, desde los alrededores de Moscú hasta Siberia. No obstante, la mayoría de ellos se concentran en la capital rusa y su óblast. 

Uno de ellos es el naukogrado de Troitsk, situado a unos 40 kilómetros de Moscú y sede de TRINITI, siglas en inglés del Instituto para la Innovación y el Desarrollo Termonuclear de Troitsk.

También próximo a la megalópolis moscovita está el naukogrado de Reutov, que alberga la compañía Mashinostroyeniya, una de las más importantes de la defensa armamentística y que tuvo un papel destacado en la Guerra Fría. 

Sin embargo, y prueba de la multitud de estos tipos de proyectos, el Akademgorodok de Novosibirsk no fue el único que fue bautizado con este nombre. 

Existen otros dos Akademgorodok: uno en Krasnoyarsk y otro en Tomsk. El Akademgorodok de Tomsk no está lejos del naukogrado de Seversk, tristemente célebre por el accidente nuclear de la central Tomsk-7 en 1993. 

El hijo de Mijaíl Lavrentiev, llamado Mijaíl M. Lavrentiev, representa el presente y futuro de Akademgorodok, ya que es uno de los matemáticos más destacados de la ciudad.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies