¿Visitar Moscú en invierno?

Rusos y expatriados brindan algunos consejos acerca de qué llevar y qué evitar al viajar. Fuente: AP

Rusos y expatriados brindan algunos consejos acerca de qué llevar y qué evitar al viajar. Fuente: AP

Ante las frías temperaturas conviene tener en cuenta la ropa y el calzado. Si decide aventurarse a visitar Moscú en invierno seguro que vive una experiencia inolvidable.

Ropa

Es fundamental usar varias capas de ropa, porque suele hacer tanto calor dentro como frío afuera. Barbara Valfre' Corrias, de Italia y veterana de seis inviernos en Moscú, sugiere: “No hay que usar grandes suéteres y hay que cambiar de calzado en interiores”.

Otro expatriado recomienda: “Si no quieren desentonar, ¡traigan botas con tacón de aguja!”. Danielle Eversdijk, de los Países Bajos, está de acuerdo: “Sin dudas, tacos (obviamente, en calzado de invierno), o se sentirán excluidas en bares y discotecas”.

Linda Stacey, antigua residente de la capital rusa, declaró: “Mi hijo viajó a Moscú en diciembre desde Australia y ¡llegó en pantalón corto y chancletas!”.

Tal vez quiera llevar un traje de baño si quiere unirse a las morzhi ('morsas') para darse un chapuzón en aguas gélidas. La mayoría de las listas de ropa de invierno incluyen gorros, guantes, abrigos y botas. Muchos rusos se protegen del frío con pieles, que se pueden comprar con facilidad por aquí (aunque a un costo elevado): el corderito y la lana son las opciones 'ecológicas'.

Shaun Walker, corresponsal en Moscú del The Independent del Reino Unido, incluyó la ropa para climas fríos en su informe acerca de un viaje a Yakutsk, la ciudad más fría de Siberia: “Empezando desde los pies, tengo puesto lo siguiente: un par de medias de algodón, con otro par de medias térmicas sobre ellas; un par de borceguíes Gore-Tex…”.

La lista continúa con ropa interior térmica, abrigo con relleno y gorro; además, “un par de guantes de lana livianos (“para que cuando me saque el otro par para tomar fotografías no quede la piel al descubierto”) bajo un par de guantes hechos de lana y Thinsulate. Aun así, solo resiste trece minutos afuera.

Según Walker, en Moscú, al contrario, suele bastar con “un buen abrigo de invierno”.

Equipos

Los artículos útiles, como un teléfono móvil con carga completa, pueden ser doblemente importantes en temperaturas bajo cero.

Seva Ardov, estudiante moscovita, recuerda a un amigo que fue de visita desde España: “Tenía las pestañas por completo cubiertas por la escarcha tras una pequeña caminata a 30 grados bajo cero y se había olvidado de cargar el móvil, por lo que a las 7 no podía llamarme para pedir indicaciones y llegar a mi casa. Tuvo que esperar hasta que abriera el kiosco local para recargar la batería”.

Se pueden comprar o rentar patines de hielo y esquíes por toda la ciudad, pero para aquellos que quieran explorarla a pie, las superficies congeladas pueden ser un problema.

Dos elementos que ayudan a los caminantes a mantenerse firmes son los “Yaktrax”, unos agregados con puntas que se colocan en las botas o zapatos, y los bastones para nieve.

Aunque parezca irónico, ninguno de estos puede conseguirse con facilidad en Moscú, por lo que hay que pensar en adquirirlos con anterioridad. Si tiene planes de adentrarse en el bosque, puede resultarle útil tener un silbato canino silencioso para protegerse de perros callejeros.

Henrietta Challinor, fotógrafa británica que reside en Moscú desde hace años, observa irónicamente que “es importante tener un reloj confiable para saber qué hora es con precisión cuando todavía es de noche a las 10 de la mañana… Ah, y una cámara bien sellada que pueda resistir las temperaturas inferiores a los 25 grados bajo cero”.

Muchas personas tienen historias de terror sobre cámaras modernas cuyas lentes se rajan, por lo que este es un buen consejo para todo aquel que desee capturar los pintorescos paisajes nevados.

Comida, bebida y actitud mental

En las tiendas de categoría de la moderna Moscú pueden conseguirse casi todos los comestibles del mundo, pero puede esperar pagar varias veces el precio que pagaría por ellos en casa. Sara Morris-Jordan, antigua residente, recuerda jocosamente que el “vodka de rábano picante te mantiene completamente cálido” y recomienda comer luego “un poco de chocolate negro para sacarle el gusto”.

El sentido de la diversión y la aventura son sus mejores activos en un viaje a Moscú. Prepárese para explorar y tener la mente abierta y sentido del humor sobre los inevitables desafíos y le parecerá una ciudad hermosa que vale la pena en cualquier clima. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies