Primer submarino atómico ruso de nueva generación entrará pronto en servicio

El primer submarino atómico ruso de cuarta generación, "Yuri Dolgoruki", puede entrar en servicio durante los próximos días, informó hoy el jefe del Estado Mayor de la Armada rusa, Víctor Chirkov.

"La firma del acta de entrada en servicio será posible antes del 30 de diciembre con la condición de que se complete la fase definitiva de revisión de determinados sistemas", afirmó Chirkov, citado por las agencias locales.

El "Yuri Dolgoruki" debería haber entrado en servicio hace varios meses, pero las pruebas de fiabilidad de sus sistemas de navegación se han prolongado más de lo esperado.

Este submarino pertenece al costosísimo proyecto 955, código Borey, en virtud del cual Rusia planea construir ocho submarinos de esa clase para 2017.

Los submarinos de cuarta generación portarán misiles intercontinentales Bulavá, el orgullo del arsenal nuclear ruso, ya que llevan hasta diez ojivas de guiado autónomo, tienen 8.000 kilómetros de alcance y, según Moscú, pueden burlar cualquier escudo antimisiles, incluido el estadounidense.

El misil R30 3M30 Bulavá-30 (SS-NX-30, según la clasificación de la OTAN, y RSM-56 en los tratados internacionales) es una versión naval del misil balístico intercontinental con emplazamiento en tierra, Tópol.

Rusia confía en que los Tópol y los Bulavá le permitan mantener la paridad nuclear con EEUU por lo menos durante el próximo medio siglo.

La estatal Corporación Astilleros Unidos ha informado de que construirá cinco nuevos submarinos atómicos de cuarta generación en el marco del programa de rearme que prevé el gasto de casi 700.000 millones de dólares hasta 2020.

Los submarinos nucleares, la aviación estratégica y los misiles intercontinentales conforman la tríada nuclear rusa.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies