Gobierno georgiano mantiene firme propósito de ingresar en la UE y en la OTAN

"Para nosotros sólo existe una unión y una alianza, la UE y la OTAN", dijo Panyikidze en relación a un posible giro en la política exterior de Tiflis tras la victoria de la oposición en las elecciones parlamentarias de octubre.

La ministra subrayó que ese objetivo no depende de si Georgia logra recuperar antes el control sobre las regiones separatistas de Abjasia y Osetia del Sur, cuya independencia autoproclamada ha sido reconocida por Rusia.

Y agregó que esa apuesta estratégica atlantista y europeísta tampoco depende de los cambios de Gobierno o de los resultados de unas elecciones.

"La integración europea es la opción que ha tomado el pueblo georgiano. La UE no sólo es una unión económica, es una unión basada en valores comunes, en la democracia, en el respeto de los derechos humanos y en la estabilidad", señaló.

Panyikidze subrayó que a Bruselas también le interesa el acceso de Georgia, por cuanto significaría ampliar el espacio de democracia, libertades de derechos humanos y de estabilidad.

"Nos une una cultura común y una historia común", insistió.

Y declinó marcar plazos sobre si Georgia ingresará en la UE y la OTAN antes de recuperar la soberanía sobre Abjasia y Osetia del Sur, o "ambos sueños se realizarán a la vez".

"Nuestro sueño es restablecer la integridad y la soberanía del país, pero entendemos que esto no ocurrirá mañana ni pasado. De lo que sí estoy segura es de que así será", afirmó.

La jefa de la diplomacia georgiana definió así el objetivo del nuevo Gobierno: "Crear un Estado democrático que sea atractivo para nuestros hermanos abjasos y osetas, y no sólo para ellos, sino para muchos georgianos que también abandonaron en estos años su país".

"Georgia debe ser atractiva para los georgianos, los rusos, los abjasos, los osetas, los griegos y todas las demás etnias que la habitaron durante siglos", añadió.

Por otra parte, descartó tajantemente la posibilidad de restablecer las relaciones con Rusia en un futuro cercano.

"Mientras haya embajadas rusas en Tsjinvali (capital suroseta) y Sujumi (capital abjasa) yo no viajaré a Moscú ni el señor (ministro de Exteriores ruso, Serguéi) Lavrov vendrá aquí", resaltó.

Además, aseguró que "lo que se dice del retorno de Georgia a la órbita de Moscú no es verdad".

"Igual que no es verdad que (el primer ministro georgiano, Bidzina) Ivanishvili es un producto ruso y (la coalición gobernante) Sueño Georgiano es un partido prorruso", dijo,

Con todo, calificó de positiva la reciente reunión en Ginebra entre el representante especial georgiano para la normalización de las relaciones con Rusia, Zurab Abashidze, y el viceministro ruso de Exteriores, Grigori Karasin.

Panyikidze destacó que por primera vez la reunión bilateral no se centró en aspectos políticos, ni tampoco se abordó la postura georgiana hacia la UE y la OTAN, ni la posición rusa en relación a Abjasia y Osetia.

Después de 22 reuniones que no dieron ningún resultado, en esta ocasión las partes se centraron en temas de interés mutuo como el comercio, los intercambios culturales o la participación de empresas georgianas en los preparativos para los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi (Rusia) en 2014, destacó.

También se habló de establecer comunicaciones aéreas permanentes, que desde hace años se limitan a vuelos chárter, de abrir los mercados rusos a los productos agrícolas georgianos y de la posible recepción en los puertos y aeropuertos georgianos de los aficionados con destino a Sochi.

El presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, que desde su llegada al poder en la Revolución de las Rosas de 2003 estrechó lazos con Occidente y los rompió con Rusia, dejará el poder tras las elecciones presidenciales de finales del próximo año

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies