En el 75 aniversario del compositor Edward Artemiev

Edward Artemiev (nacido el 30 de noviembre de 1937) es un compositor cuyo nombre mucha gente asocia a la música electrónica; a sonidos inusuales, fácilmente distinguibles en el entorno musical actual por su abundancia de matices y el enorme placer acústico que crea; se asocia a un mundo peculiar de imágenes con un sorprendente sentido espacial.

 

Se ha hablado desde muchos puntos de vista sobre la música de Artemiev, desde sus aspectos más técnicos (“es imposible comprender cómo está hecha”) o estéticos (“es infinitamente bella”), hasta su dimensión espiritual (“un encuentro con la verdad”). 

Sus composiciones vanguardistas, escritas en los años sesenta y comienzos de los setenta, fueron usadas en las películas de Andrei Tarkovsky. Las inusuales creaciones de este director exigían esfuerzos creativos similares en el plano de la composición musical. Sus trabajos para Solaris, El espejo y Stalker supusieron verdaderos experimentos electrónicos y en la esfera de la fusión de imágenes y sonidos. La colaboración entre estos dos jóvenes artistas rusos ya resultó prometedora en Solaris (1972) y alcanzó sus mayores cotas de genialidad en El espejo y Stalker

En estas comuniones creativas, la personalidad de Artemiev como compositor tiene un enorme peso. Así sucedió en sus colaboraciones en todas las películas de Nikita Mijalkov. Huelga decir que la evocadora banda sonora de Quemado por el sol contribuyó enormemente al éxito de esta película de este afamado director ruso, y al Óscar a la mejor película en lengua extranjera de ese año. Pero la gloria de un Óscar es sólo la punta del iceberg de una carrera musical que se extiende a lo largo de varias décadas e incluye una longeva colaboración con Nikita Mijalkov (su primera película fue En casa entre extraños, en 1974, seguida de la estremecedoramente bella Esclavo del amor, un año después) y con su hermano mayor Andrei Mijalkov Konchalovsky, creando también la banda sonora de su Siberiada. 

En este vídeo hemos usado fragmentos de las siguientes películas: 

1) En casa entre extraños, dirigida por Nikita Mijalkov, 1975. 

2) Solaris, dirigida por Andrei Tarkovsky, 1972. 

3) El barbero de Siberia, dirigida por Nikita Mijalkov, 1998. 

4) Siberiada, dirigida por Andrei Konchalovsky, 1979. 

5) El mensajero, dirigida por Karen Shajnazarov, 1987. 

6) Quemado por el sol, dirigida por Nikita Mijalkov, 1994.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies