Rusia desarrolla un nuevo misil balístico intercontinental para 2019

En la actualidad, el Ejercito ruso cuenta en su arsenal con el cohete balístico Voyevoda (Satanás, en la clasificación de la OTAN), que seguirá en servicio hasta 2022, por lo que Rusia ha considerado necesario desarrollar un nuevo misil "para mantener la vigencia de todo el sistema de contención nuclear" del país, explicó el oficial.

"Esperamos obtener hacia los años 2018-20 nuevos complejos balísticos capaces de superar cualquier escudo antimisiles que pueda ser creado para entonces", dijo Karakáyev a los periodistas.

Las Fuerzas de Cohetes Estratégicos, una rama independiente de las Fuerzas Armadas de Rusia, continuarán incorporando a su arsenal "complejos de misiles estacionarios, dotados de una alta disposición de combate inmediata, y complejos móviles poco vulnerables", señaló el comandante de FCE.

Al mismo tiempo, Rusia trabaja en el perfeccionamiento de los misiles en servicio para mantenerlos activos al menos hasta finales de esta década.

Además del Voyevoda, en servicio desde finales de la década de los 80, las FCE cuentan con los cohetes RS-18 (Estilete, en la clasificación de la OTAN), incorporados desde hace 33 años, y que gracias a su perfeccionamiento seguirán en las fuerzas rusas al menos hasta 2019.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies