Fallece la gran cantante de ópera Galina Vishnevskaya

Galina Vishnevskaya, la gran cantante de ópera y murió el 11 de diciembre a la edad de 86 años.

Vishnevskaya (de soltera Ivánova) nació en Leningrado en 1926 y vivió en esta ciudad durante el bloqueo de la Segunda Guerra Mundial. En sus memorias describió con detalle y frialdad esta parte de su vida: el hambre, el frío, las espantosas privaciones, su paso por las fuerzas antiaéreas... 

Al terminar la guerra cantaba en un coro y después fue solista del teatro de opereta de la región de Leningrado. En los años 50 fue durante un tiempo cantante pop. Pero en 1952 entró, mediante concurso, en el grupo de prueba del Bolshói. 

Tenía una voz fantástica con coloratura de soprano, pero además estaba dispuesta a aprender constantemente. 

La ópera es un arte muy difícil, en primer lugar hay que tener una hermosa voz natural, entrenada por un buen profesor. 

En segundo lugar, hay que escuchar mucha música, leer literatura, conocer el arte teatral, en definitiva, tener un amplio bagaje intelectual. 

En teoría esto es lo que se debería estudiar en el conservatorio, pero en la práctica muchas voces "lo reciben" tarde y tienen que estudiarlo de adultos. Este fue el caso de otra gran estrella de la ópera soviética, Irina Arjípova, que era arquitecta de formación. 

Vishnevskaya, como es de esperar en un auténtico músico, estudió a lo largo de toda su vida. Trabajó con todos los grandes directores de su época como Herbert Von Karajan o Alexánder Melik-Pashaev, actuó junto a los legendarios tenores Lemeshevi y Kozlovkski, con Plácido Domingo, con Dietrich Fischer-Dieskau y Brigitte Nielsen. 

 

Canto ópera tanto rusa como italiana, las partes más complicadas y las más dramáticas: La Tatiana del 'Evgueni Oneguin' de Chaikovski o Aida de Verdi. Tenía un repertorio inmenso. 

En 1955, cuatro días después de haberse conocido, se casó con el violonchelista, director y compositor Mstislav Rostropóvich. Con él vivió 52 años, hasta la muerte de este en 2007. También actuó con él, en un principio la acompañaba al piano y después como director, por todo el mundo. Los dos, a comienzos de los 60, ayudaron a Alexánder Solzhenitsin. 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies