Petroleras privadas rusas dispuestas a explotar los recursos del Ártico

Vagit Alekperov. Fuente: Serguéi Sevostianov / RG

Vagit Alekperov. Fuente: Serguéi Sevostianov / RG

Desde hace cuantos años se discute en Rusia si hay que permitir a las empresas privadas de petróleo y gas el acceso a la explotación de yacimientos de la plataforma continental ártica. El jefe de la corporación petrolera no estatal más grande, Vagit Alekperov, explica de qué forma el negocio privado podría participar en este proceso.

Lukoil y otras compañías privadas hace tiempo que intentan acceder a la plataforma continental árticapero de momento no lo consiguen. ¿Se debe al fuerte lobby de las compañías estatales o el Estado ve algunas amenazas reales por parte de estas compañías? 

Seguramente se debe a las dos cosas. La vulnerabilidad de la flora y fauna árticas no es un mito. 

En este sentido, se aprobó una ley según la cual el Estado controla esta esfera y todas las decisiones sobre posibles proyectos en la zona se toman estudiando cada caso. Por un lado, esto es adecuado. Aunque nosotros ya estamos preparados para trabajar en la plataforma respetando los estándares más altos. 

Disponemos tanto de la experiencia necesaria como de la tecnología. Además, siendo uno de los  contribuyentes más importantes del país, nuestra empresa está de alguna manera, controlada por el Estado.

En la actualidad, las únicas empresas que pueden trabajar en la plataforma continental son las estatales Rosneft y Gazprom. La primera cerró un acuerdo para la explotación con la estadounidense EXXON. Según estimaciones de los expertos, esta zona puede contener aproximadamente una cuarta parte de todas las reservas de hidrocarburos a nivel global.

Todos nuestros planes los acordamos con el Ministerio de Energía, cumplimos todas sus directivas. 

Según el viceprimer ministro Arkadi Dvorkóvich, al Estado le será difícil recibir de las empresas privadas las garantías de cumplimiento de los programas de inversión en la plataforma continental. 

Estas cuestiones se pueden incluir en acuerdos especiales. Actualmente trabajamos en la plataforma continental de otros países y firmamos acuerdos similares. 

Todo se tiene en cuenta: las condiciones, las fechas, la responsabilidad financiera. Si no se cumplen las obligaciones hay que pagar al Estado. Se trata de un método sencillo que se utiliza en todo el mundo. 

Usted dijo que están preparados para explotar la plataforma en cooperación con las compañías estatales. ¿Y qué es lo que les puede ofrecer Lukoil? 

A las compañías estatales les resulta difícil trabajar en solitario en la explotación de la plataforma continental. Piden ayuda a los socios extranjeros. 

Es una lástima pero a nosotros no nos lo proponen y podríamos llevar a cabo trabajos de exploración geológica para descubrir yacimientos. Propondríamos a las compañías estatales que participaran en esos proyectos con unacompensación por los gastos de la exploración geológica. 

Esto les daría la posibilidad de participar en nuestros proyectos y nosotros podríamos ser unos activos participantes en la explotación de esta zona. 

¿Ha habido negociaciones para llegar a este tipo de colaboración? 

Sí, pero no han desembocado en nada. De momento es difícil formar un consorcio de empresas rusas. 

Aunque estoy profundamente convencido de que la cooperación permitiría acelerar el trabajo en la plataforma continental. Al final saldríamos ganando todos, porque el inicio de la explotación de cada yacimiento comporta la creación de una potente infraestructura, no solo marítima, sino también en la costa.

A mediados de los años 90 tomamos una decisión arriesgada. Empezamos la exploración geológica en el Caspio. Se necesitaron casi 15 años para extraer petróleo. Durante ese tiempo se construyeron instalaciones perforadoras flotantes, barcos... 

Hoy, las atarazanas de Astraján, que construyen plataformas de extracción de petróleo para el Caspio tienen trabajo para años, lo que implica miles de puestos de trabajo. 

Confío en que la cuestión del acceso de las compañías privadas rusas a la plataforma continental finalmente se resuelva de forma positiva. 

A mediados de diciembre tiene que celebrarse una reunión liderada por el jefe de gobierno donde se discutirá este tema. 

Me parece que las compañías rusas, que pagan impuestos al presupuesto nacional, tienen que tener la posibilidad de trabajar en la plataforma continental tras pasar una selección en la que se aseguren los estándares tecnológicos y ecológicos.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies