La situación en Siria no afecta las relaciones entre Rusia y Turquía

Vladímir Putin visitó Estambul la semana pasada. A pesar de la diferencias sobre el conflicto en el país árabe, acordaron avanzar en materia de cooperación económica. Fuente: Reuters / Vostock-Photo

Vladímir Putin visitó Estambul la semana pasada. A pesar de la diferencias sobre el conflicto en el país árabe, acordaron avanzar en materia de cooperación económica. Fuente: Reuters / Vostock-Photo

La pasada semana Vladímir Putin se reunió con su par turco, Recep Tayyip Erdogan, en Istambul, donde acordaron avanzar en materia de cooperación económica entre ambos países mas allá de las diferentes posturas que sostienen respecto a la crisis en Siria.

Ambos mandatarios trataron una amplia agenda de temas durante el evento, sin embargo, el conflicto en Siria fue uno de los asuntos principales. Erdogan, Primer Ministro de Turquía, es el primer opositor al gobierno de Bashir Al-Assad, mientras que Rusia es el principal aliado del régimen sirio, defendiéndolo principalmente en el seno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. 

Tras la reunión, Vladímir Putin declaró frente a los medios que "compartimos la misma postura respecto a cuál debe ser el futuro de Siria, pero difieren nuestras visiones respecto a los métodos para hacer realidad ese futuro". 

El evento coincidió con un momento particular respecto a Siria: la autorización por parte de los ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN del despliegue de misiles tipo Patriot en territorio turco con el objetivo de proteger al país ante un eventual ataque sirio. 

Rusia se ha opuesto fuertemente, ya que considera que su objetivo real no está del todo claro. Según un comunicado de la Organización del Atlántico Norte, el despliegue de los misiles para "aumentar la capacidad de defensa aérea de Turquía" tendrá un carácter únicamente "defensivo" y "disuasorio". 

A pesar de esto, el Presidente ruso ha exhortado a Turquía “a contenerse” de desplegar de estos misiles para no “repetir los errores de un pasado reciente”, haciendo alusión a lo ocurrido en Libia. 

Según el gobierno el ruso, estos misiles podrían generar más problemas de los que pueden llegar a resolver. Así lo había declarado también el viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Andréi Denisov, días atrás, solicitando más información al respecto y recordando que en caso de que estas decisiones impliquen medidas restrictivas contra Siria, las mismas deberán tener el visto bueno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. 

Sin embargo, no todo son diferencias en torno al escenario político regional: Erdogan supo agradecerle al Gobierno de Rusia el haber votado a favor del reconocimiento de Palestina como Estado observador de Naciones Unidas. 

Por otro lado, ambos países acordaron fortalecer la cooperación económica. El primer mandatario turco anticipó que el comercio entre ambos países alcanzará los 35.000 millones de dólares, habiéndose multiplicado por siete veces en los últimos diez años. 

Asimismo, destacó la construcción de la central nuclear Akkuyu, la primera en Turquía, gracias a una financiación 100% rusa. El gobierno ruso invertirá más de 20.000 millones de dólares en este proyecto, que prevé una gran generación de empleo en Turquía. Este acuerdofue firmado en mayo de 2010 y el comienzo de su construcción está previsto que sea en el 2013. 

La cooperación en materia energética es fundamental tanto para Ankara como para Moscú. La dependencia de gas natural del primero es tan grande como la importancia para Rusia de mantenerlo como cliente. 

En el 2011, Gazprom recibió un permiso de Turquía para que el gasoducto South Stream pase por sus aguas territoriales, y el mes pasado firmó contratos por 30 años con compañías privadas turcas. 

El turismo es otra de las áreas claves de cooperación. Turquía eliminó los visados para los ciudadanos rusos, logrando en el año 2011 casi 3 millones y medio de turistas. 

Todos estos avances en la cooperación entre ambos países demuestran que las relaciones internacionales en la actualidad son más que complejas y que en este caso, la agenda bilateral no esta siendo afectada por las diferencias respecto a la crisis en Siria.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies