El lenguaje de la madera

11 de diciembre de 2012 Darya González, Rusia Hoy
Funcionalmente, el jambaje sirve para cubrir el hueco entre el marco de la ventana y la pared, y está tallado en madera. En el siglo XVIII, el jambaje se convirtió en una parte integral de la arquitectura de madera y la exclusiva técnica de tallado, que se conserva gracias a las tradiciones regionales, hasta el día de hoy impresiona por la complejidad y por el trabajo de filigrana.
El proyecto de Iván Jafizov, nalichniki.com recoge miles de fotos por toda Rusia de adornos de madera tallada alrededor de las ventanas. Fuente: Iván Jafizov
El proyecto de Iván Jafizov, nalichniki.com recoge miles de fotos por toda Rusia de adornos de madera tallada alrededor de las ventanas. Fuente: Iván Jafizov

Ivan Jafízov desde hace varios años se dedica a fotografiar jambajes de toda Rusia, y fundó el proyecto nalichniki.com proyecto, en cuyas páginas se presenta una considerable colección de fotos. 

¿Por qué le atraen los jambajes? ¿Qué tienen de particular, existen solo en Rusia? 

Es uno de los pocos elementos de la cultura, que se originó en algún lugar una vez, y se extendió por un vasto territorio y adquirió muchas características de aquellos pueblos que los tallaban. Por eso son como una muestra de la cultura, que de forma increíble pasó desapercibida por la mayoría de la gente. 

Por ejemplo, muchos conocen la pintura, la cerámica o la artesanía que recibe el nombre de la ciudad de origen. Lo mismo ocurre con los jambajes, cada ciudad tiene su propia y única "escuela" de tallado. Con sus propias tradiciones y leyes. 

Me atraen simplemente porque son hermosos. Aunque la belleza de los jambajes es completamente funcional. 

El jambaje

sirve para cubrir el hueco entre el marco de la ventana y la pared, y está tallado en madera. En el siglo XVIII, se convirtió en parte integral de la arquitectura de madera.

Sin embargo, incluso los campesinos pobres adornaban sus casas con ellos. Y hacían que su aldea se distinguiera de las demás. Es decir, los jambajes los fueron formando las personas de cada punto geográfico de Rusia y sus diferentes gustos. 

En cuanto a dónde se originaron, no hay una respuesta unívoca. Según una versión, el área de expansión coincide con el área de influencia del Imperio Ruso a finales del siglo XIX, cuando los jambajes estaban en el momento álgido de su popularidad. Pero esto es solo una teoría de momento. 

¿Cómo empezó su proyecto, como reportaje fotográfico de aficionado, o como una expedición científica?

Todo empezó por casualidad: se puede  decir que cualquier persona en mi lugar los habría fotografiado. Cualquiera que hubiese tenido suficiente tiempo y amor por la historia, la arquitectura y la fotografía.

Por la voluntad del destino fui a parar a la ciudad de Engels, y de ahí a Rostov y luego a Borisoglebsk.

Era imposible no fijarse en que en  la primera ciudad, los jambajes eran de colores y con contraventanas; en la segunda, altos severos y sin postigos; y en la tercera, parecidos a los de Rostov, pero más historiados. 

Esto me interesó y empecé a fotografiarlos en todos mis viajes. Y cuando el número de ciudades en las que fotografié los jambajes llegó a 20, empecé a estudiar el tema, a profundizar. 

Así que todo comenzó no tanto con la fotografía de aficionados, sino más bien con el coleccionismo. 

¿Cuáles fueron las primeras reacciones ante sus fotografías? 

Es probable que resultara divertido, pero no hubo ninguna reacción. Antes de que alguien en  internet se diera cuenta de que yo fotografío jambajes, ya había colgado varios collages con fotos en cinco ciudades distintas. 

En este punto, ya había fotografiado y editado, probablemente miles de fotos y jambajes y unívocamente decidí seguir dedicándome a esto costara lo que costara. Un considerable interés por parte del público surgió cuando el proyecto ya llevaba tres años. 

¿Qué se puede saber de una ciudad por sus jambajes? ¿Cuántas personas en Rusia son capaces de distinguirlos? 

Algunos creen que ocultan mensajes cifrados pero es una idea errónea. Al igual que pensar que los autores de este mensaje se consideran, por alguna razón, eslavos. 

Esto no es del todo cierto. Los jambajes en las ventanas se extendieron por un vasto territorio: desde el mar de Japón a Polonia. Recientemente me han dicho que incluso existen en Alaska. 

Es poco probable que todos los jambajes tuvieran 'el mismo idioma', porque los tallaron personas que hablaban idiomas diferentes, que tenían diferentes religiones y diferente historia. Así que, por desgracia, simplemente no hay personas que puedan 'leer' los jambajes. 

Aunque hay un pequeño grupo que entiende los trazos de uno de los tipos de tallado en madera. Pero esto, en general, concierne al tipo de jambajes que tienen precisamente raíces protoeslavas. Están extendidos por varias provincias de Rusia: principalmente por Yaroslavl, Vladímir, Ivánovo y Nizhni Nóvgorod. 

En Krasnoyarsk, en cientos de jambajes me encontré con la letra Ш (sh) invertida. En uno de los foros había un hombre que asociaba este símbolo con signos kazajos o tamga.  

Además, ese signo (un tenedor de madera) es la marca de la antigua dinastía de los Gueray y apareció a finales del siglo XIV. de esta manera, por los jambajes quedó claro quién habitó este territorio hace 700 años. 

¿Tiene alguna región preferida, o un maestro?

Algunos de mis favoritos son los del lejano Tomsk, en Siberia. Probablemente debido a que son muy diferentes a los que se pueden encontrar alrededor. Aunque me encanta la violenta variedad de los jambajes de Yegorievsk, por ejemplo.

 ¿Intenta utilizar el crowfunding, método de financiación colectiva nuevo en Rusia, para su proyecto?

Si funciona en América, Europa y Australia, ¿por qué no iba a funcionar en Rusia? 

Por supuesto que es nuevo, y Rusia en este sentido se queda atrás: las primeras experiencias con la financiación colectiva aquí aparecieron solo en el 2010. 

Los proyectos de este tipo han sido pocos y la mayoría de la gente no los conoce. Por ejemplo, casi todos los que ayudaron con este proyecto, fueron los primeros en oír hablar de la financiación colectiva y no temieron ser los primeros, pero aún hay muchos que dudan. 

Más información sobre los nalichniki. 

+
Síguenos en nuestra página de Facebook