Acuerdo interbancario entre Argentina y Rusia

El BICE argentino y el ROSEXIMBANK ruso suscriben un convenio en Buenos Aires. Fuente: Alamy / LegionMedia

El BICE argentino y el ROSEXIMBANK ruso suscriben un convenio en Buenos Aires. Fuente: Alamy / LegionMedia

Durante la reciente reunión de la Comisión Intergubernamental, el BICE, Banco de Inversión y Comercio Exterior de la Argentina y el ROSEXIMBANK, Banco de Exportaciones e Importaciones de Rusia, suscribieron en Buenos Aires, un convenio por el que coordinarán estrategias que permitan incrementar el intercambio comercial y las inversiones mutuas en sectores de la economía real.

El acuerdo alcanzado se plantea como objetivo promover “el desarrollo económico, financiero y social de la Federación de Rusia y la República Argentina”, y a mejorar “las relaciones comerciales y políticas entre ambos países”.

El documento es fruto de una prolongada negociación a lo largo del presente año y viene a llenar un espacio fundamental en las actividades financieras mutuas.

En 1996, los Bancos Centrales de la Argentina y de Rusia suscribieron un convenio por el que se establecía un régimen de cuentas cruzadas, un cálculo de operaciones en moneda nacional, líneas flotantes de crédito y el establecimiento de corresponsalías bancarias.

Sin embargo, en 2007 el convenio fue denunciado dado que no se había puesto en práctica. Las operaciones comerciales entre ambos países sufrieron serias complicaciones al no contar con los instrumentos bancarios necesarios que permitieran un fluido trámite, en especial, con la facilidad para hacer cálculos financieros en la moneda nacional de ambos países.

El presente convenio es un primer paso en la restauración y restitución del status perdido. Ambos bancos, a diferencia de los firmantes del anterior convenio, están especializados en comercio exterior.

En este sentido, se plantean el intercambio de “información sobre su actividad financiera”, lo que podría “incluir estudios o materiales relacionados con proyectos y programas regionales y/o sectoriales”.

En consonancia con el espíritu del primer tratado entre Bancos Centrales, se propone utilizar “diferentes productos financieros para el mercado local e internacional, incluyendo la creación de nuevos productos creados por ambas partes, así como otros propios de la usanza bancaria internacional, tales como cartas de crédito, cobranzas, giros, etc.”

Los bancos acordaron desarrollar acciones comunes en mercados de capitales, explorando oportunidades de cooperación en inversiones que se consideren convenientes y “financieramente viables”.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies