Russian Dozen: descubrimientos musicales del año que termina

Fuente: Flickr / all that improbable blue

Fuente: Flickr / all that improbable blue

Los géneros musicales de “nueva ola” (new wave) de los músicos rusos en el año 2012 son tan variados como la población de este país plurinacional: tendencias como chillwave, post-punk, disco e incluso gospel han encontrado a su público en las inmensas extensiones de Rusia. Rusia Hoy ha seleccionado a los nuevos colectivos más destacados del año que termina.

Roundelay, gospel

Diez hermosas chicas de Samara bajo la dirección del pianista Dmitri Kolevatih grabaron la canción en inglés The River con el percusionista de Arcade Fire, Jeremy Gara. En su Samara natal las chicas y Dmitri dan sólo unos cuantos conciertos al año, trabajando más bien en la calidad que en la cantidad. Para ellos “la música es el vector de la vida espiritual”, y no la propia vida, y por descontado tampoco el trabajo.

Scofferlane, post punk

Los chicos de Electrostal, una ciudad de la región de Moscú muy marginal y sombría, se han convertido recientemente en los predilectos de los críticos musicales de la capital. Tocan post punk gótico y realizan sus grabaciones en una fábrica abandonada. Sus letras son en inglés pero estos  músicos se inspiran en los poetas rusos: Mandelshtam, Brodski y Chadayev. La atmosfera de sus canciones transporta a las películas de Michael Di Jiacomo y musicalmente se inspiran en Tim Buckley y Fred Neil. Más que estetas.

Gidropony, 8 bit disco

El dúo de Mordovia hizo saltar los clubes de Saransk con un alegre 8 bit disco punk, rompiendo el estereotipo de la “reflexiva música rusa”, cuando para una canción alegre hay una decena de depresivas. Gidropony existe desde hace más de cuatro años, y durante todo este tiempo han realizado no más de diez conciertos; reconocen que son perezosos y se quejan de tener pocas ganas de trabajar.

Jack wood, blues punk

Jack Wood se creó de forma espontánea: una vez los fundadores del grupo fueron a un bosque a visitar la tumba de su perro Jack, que hacía tiempo que había muerto, y de camino de vuelta pararon a un coche. El conductor era un chico que volvía del mismo bosque de buscar huesos para hacer baquetas para la batería y de esta forma el grupo encontró al percusionista. El nombre de Jack Wood viene del nombre del perro (Jack) y de aquel bosque legendario (Wood).

El sonido garage y el blues, pasado por una silla eléctrica, son los principales 'ases' de estos jóvenes músicos. Entre tanto, su solista actuaba en el Kremlin como miembro del coro infantil. Una muestra de punk siberiano.

Ggle Highs, electrónica

El moscovita de 19 años Maximilian, estudiante de la Universidad Pedagógica Estatal de Moscú, graba melancólicos tracks electrónicos con el sencillo programa Fruity Loops. Hace poco Altered Zones, el prestigioso portal norteamericano sobre música nueva, habló de él tras lo cual las pistas de baile rusas le empezaron a prestar atención. La música Ggle Highs se remonta a las tradiciones de la música electrónica de los años 70 y 80. El artista asegura, “ahora han resucitado los estilos de esos años pero se han convertido en otros: house, new rave, post punk...todos suenan de otra forma”.

Parks, Squares & Alleys, indie

El Lejano Oriente de Rusia siempre fue rico en músicos y este año Jabárovsk ha obsequiado a los clubes del país con una nueva perla, Serguéi Javro, de 19 años, y su “millón de proyectos musicales”. Indie rock, dream pop y chillwave ya forman parte de su repertorio.

Guru Groove Foundation, funk

El muy profesional y ensordecedor colectivo joven de Moscú toca electrofunk con sintetizador y una potente voz femenina que interpreta las canciones en inglés. Paralelamente los músicos obtienen un sobresueldo con adaptaciones para intérpretes de pop rusos, emiten la 'Fábrica de estrellas' y van  de gira con esas estrellas del pop por todo el país. Se trata de un estilo muy pulido, despojado de cualquier aspereza, que los músicos confían promover en Europa, pero de momento se dan por satisfechos actuando en los clubes de la capital.

Archngl, pop urbano

Tres músicos que ocultan sus rostros y sus nombres, interpretan un lánguido pop urbano en la capital de la república de Komi, Siktivkar. ¿Por qué llevan máscaras blancas en vez de mostrar la cara? Puede ser que sea un capricho creativo o que en la capital de Komi no tengan demasiado en consideración la música pop (lo que es muy posible). Sin embargo, la fama de “aquellos tres con las máscaras” ha llegado a Moscú. La composición del grupo es variada: un solista de ópera, el jefe del servicio de electricistas de una fábrica de transformación de madera y un artista free-lance. Desde sus inicios, el grupo ha recorrido un largo camino desde las canciones al estilo System of a down hasta el pop urbano, que es el que define su último álbum.

Brodsky, folk orquestal

Una melancolía luminosa, melodías rebuscadas y una voz joven son la tarjeta de presentación del músico y compositor Brodsky. Tiene 28 años y trabaja como vendedor de calzado en Kaliningrado. Llama a su ciudad natal “jaula para perezosos”. Desde este exclave es más difícil llegar hasta Rusia que hasta Europa, y esta última, según muchos habitantes de Kaliningrado, “es muy aburrida”. Y esto es lo que hacen los locales cuando en la calle la temperatura es de 20 grados bajo cero, componen agradables canciones para guitarra y violín.

Vagina Vangi, witch house

El nuevo género musical witch house se está extendiendo en Rusia a una velocidad increíble y ser el mejor no es nada fácil. La popularidad de este estilo en el espacio postsoviético es comprensible, se trata de la misma atracción hacia la melancolía, los cuadros horribles y las melodías desagradables. Iliá de Murmansk, químico de profesión, director de sonido de vocación y músico durante su tiempo libre, ha sido considerado el mejor representante de este estilo. Para componer su desgarradora música house en el pasado se inspiró en el himno de la Federación de Rusa, interpretado por una orquesta siria. Así empezó todo.

Ifwe, chillwave

¿Por qué casi todos los grupos rusos cantan en inglés? Hay muchos estilos musicales que son difíciles de trasladar a las realidades del país. El grupo Ifwe canta en ruso sobre rotuladores que se han secado, el Kremlin, las orillas perdidas y el sol que brilla sobre todos. “Lo sabemos, no es por rabia que maldicen las nuevas canciones”, dice una de las letras del dúo petersburgués. Un minimalismo de nana, un romanticismo silenciado drum-machine y la nostalgia por los tiempos soviéticos: chillwave en ruso.

Surtsey Sounds, orquesta optimista

La orquesta de San Petersbugo Surtey Sounds apareció hace relativamente poco, unos dos años. Cada miembro de la orquesta empezó por separado su carrera musical,  en los años en los que  la palabra 'post rock' todavía sonaba como una contraseña para los melómanos. En su post rock no hay el énfasis habitual ni la elevación crepuscular, no es optimista a la manera de Petersburgo, sino que la música se embriaga de la propia belleza que la orquesta de cámara consigue crear en la escena.

En la capital del norte, uno de cada tres es músicos y de ahí que su nombre no sea una casualidad. Se llaman así en honor a una pequeña isla volcánica, surgida tras una erupción debajo del mar. Esta formaciones surgen y poco tiempo después desaparecen bajo el agua. La isla Surtsey todavía resiste.  

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies