Una actriz porno ucraniana lucha por no ser expulsada de la República Checa

Medio desnuda y con las palabras "Save me and my children" (Salvadme a mí y a mis hijos) impresas en su pecho y vientre, Gryshay, madre de tres hijos, se plantó la víspera ante el Parlamento de Praga para protestar contra su expulsión.

La actriz, conocida en el mundo del porno como "Wiska", huyó de Ucrania a la República Checa en el año 2010, cuando las autoridades de ese país le amenazaron con quitarle la custodia de sus hijos por participar en películas eróticas.

"No sé qué hacer. Me quedan diez días. Después debo volver a Ucrania. Esto en el caso de que no sea anulada esa decisión por un tribunal de apelación", dijo la ucraniana al diario "Lidové Noviny".

En el caso de fracasar este último recurso, Gryshay adelantó que acudirá a otras instancias europeas por impedir el regreso a su país y la disgregación de su familia.

Desde su llegada a la República Checa en 2010, "Wiska" asegura no ha vuelto a rodar películas eróticas para dedicarse solamente a criar a sus tres hijos, el menor de los cuales ha nacido en el país centroeuropeo, pero que todavía está indocumentado.

La posesión o distribución de material pornográfico es ilegal en Ucrania desde el año 2009, por lo que Gryshay podría ser arrestada y perder la custodia de sus hijos, si se comprueba la acusación de que posee y distribuye material pornográfico

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies