La oposición espera con optimismo el aniversario del inicio de protestas

"Por supuesto, la situación es difícil. Con todo, soy optimista, ya que antes iba a un mitin sabiendo que si reuníamos a mil personas, ya era un éxito", aseguró Alexéi Navalni, uno de los líderes de la oposición extraparlamentaria, al diario digital Gazeta.ru.

En cambio, añadió: "Ahora, nuestra actitud hacia el movimiento de protesta ha cambiado tanto que un mitin al que acuden 40.000 personas es un gran fracaso".

Navalni, contra el que las autoridades han abierto un caso penal por corrupción, denunció las restrictivas leyes adoptadas recientemente por el presidente, Vladímir Putin, la difícil situación en internet y el encarcelamiento de activistas opositores.

Por su parte, los comunistas, el segundo partido con más representación en la Duma o cámara de diputados, está estudiando presentar ante el Tribunal Supremo un recurso de anulación de los resultados electorales.

"Casi hemos terminado de preparar todos los documentos para su presentación ante los tribunales. Antes de final de esta semana nos decidiremos", afirmó el diputado Vadim Soloviov, jefe de los servicios jurídicos comunistas.

Las elecciones legislativas de hace un año fueron tachadas de fraudulentas en mayor o menor medida por todas las formaciones políticas, con la salvedad de la ganadora, Rusia Unida, que según los resultados oficiales obtuvo el 49,3 % de los votos.

Tras esos comicios, el 5 de diciembre decenas de miles de personas salieron a las calles de Moscú para exigir elecciones limpias, en las mayores manifestaciones vistas en la capital rusa desde la caída de la Unión Soviética.

Al principio, las protestas dieron sus frutos, ya que el Kremlin introdujo reformas políticas, como la simplificación del registro de partidos políticos y el restablecimiento de la elección directa de gobernadores.

No obstante, desde su victoria en las elecciones presidenciales de marzo Putin ha aprobado una serie de leyes que, según la oposición, restringen el derecho a la manifestación y la libertad en internet, tipifican la calumnia como delito penal y amplían el concepto de traición a la patria.

Además, se han abierto procesos penales contra los dirigentes más radicales de la oposición extraparlamentaria por supuestamente planificar disturbios masivos al estilo de la Revolución Naranja ucraniana en connivencia con organizaciones extranjeras.

Sea como fuese, el recién creado Comité de Coordinación opositor, que incluye a periodistas, intelectuales y activistas, ha convocado una nueva manifestación para el próximo 15 de diciembre.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies