Putin pierde apoyo ciudadano

Si tras la investidura de Putin el 8 de mayo pasado un 69 por ciento de los encuestados aprobaba su labor, ahora un 63 por ciento está descontento con su gestión al frente del Kremlin, informan las agencias locales.

De esta forma, ha pasado de un 30 a un 36 por ciento el porcentaje de rusos que desaprueba el trabajo del presidente, al que la Constitución permitirá presentarse a la reelección en 2018.

Paradójicamente, el descenso más vertiginoso se produjo durante el último mes, coincidiendo con el estallido de varios escándalos de corrupción que han costado el cargo, entre otros, al ministro ruso de Defensa, Anatoli Serdiukov.

Putin sigue siendo el político más popular del país, pero sólo para un 34 por ciento de los ciudadanos, un 10 por ciento menos que cuando fue elegido en marzo.

En el caso del primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, el bajón aún es más drástico, ya que ha perdido un 10 por ciento de respaldo en siete meses, con lo que ahora un 45 por ciento de los rusos es crítico con su gestión al frente del Ejecutivo.

Cuando la pregunta alude a la opinión del encuestado sobre el trabajo del Gobierno, un 59 por ciento está descontento, mientras en el caso de la Duma (cámara de diputados) el porcentaje es del 65 por ciento.

Además, un 42 por ciento duda de que el Gobierno de Medvédev esté capacitado para mejorar la situación del país, contra un 25 por ciento que se muestra convencido de que será capaz de ello.

Medvédev es el segundo político más apreciado por los rusos, pero sólo con un 20 por ciento de apoyo, un 8 por ciento menos que en marzo.

En total, un 44 por ciento de los encuestados cree que el país va en la dirección equivocada, un 11 por ciento más que en mayo, frente a un 40 por ciento piensa lo contrario.

En una entrevista publicada hoy por el diario "Kommersant", Medvédev aseguró que Rusia no puede limitarse a efectuar campañas anticorrupción, sino que debe combatir de manera permanente esa lacra.

Medvédev aseguró que los recientes escándalos destapados por las autoridades y que implican a varios altos funcionarios "también son consecuencia de una demanda de lucha contra la corrupción".

En las últimas semanas Rusia se ha visto salpicada por diversos escándalos de corrupción que han conducido a la detención de varios altos funcionarios, que la oposición vincula con una campaña de relaciones públicas para mejorar la alicaída imagen del Kremlin.

El jefe de la Cámara de Cuentas de Rusia, Serguéi Stepashin, denunció que más de un billón de rublos (más de 30.000 millones de dólares) desaparece anualmente de las arcas del Estado.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies