Sanear la economía mundial: prioridad de la presidencia rusa del G-20

Los expertos opinan que el país podría contribuir a la regulación de los procesos globales si no permite que se politice la agenda. Fuente: Reuters / Vostock-Photo

Los expertos opinan que el país podría contribuir a la regulación de los procesos globales si no permite que se politice la agenda. Fuente: Reuters / Vostock-Photo

El 1 de diciembre, cuando Rusia comience a presidir el G-20, el presidente Vladímir Putin hará un comunicado en el que anunciará los planes de su gobierno para el G-20. No obstante, esta semana se hicieron públicas algunas prioridades de Moscú en su papel de coordinador del grupo. Entre las prioridades figura la creación de estímulos para la actividad de inversión, el fomento del empleo y la mejora del funcionamiento del FMI.

El 1 de diciembre Rusia asumirá la presidencia del G-20, un espacio para el diálogo entre los principales países industriales y las economías más desarrolladas.  

Ese día, Putin dará a conocer un vídeo-comunicado en el que se expondrá la concepción que tiene Rusia de la presidencia de esta organización.   A partir del 1 de diciembre se abrirá una página web especial dedicada a las actividades del país en este puesto. 

La cumbre del G-20 se celebrará en San Petersburgo los días 5 y 6 de septiembre de  2013, según confirmaba el lunes el jefe de la administración del presidente, Serguéi Ivanov. Según explicó, en el encuentro del G-20, la Federación Rusa intentará tomar “decisiones prácticas que lleven a sanear la economía mundial”. 

Ivanov señala que entre las prioridades de Rusia figura la creación de estímulos para la inversión y el fomento del empleo. 

Así, la Federación Rusa propone por primera vez “celebrar un encuentro conjunto entre ministros de Finanzas y ministros de Trabajo para observar los problemas económicos globales también bajo el prisma del empleo”. 

En el G-20 también se discutirá la regulación del sector financiero y la mejora del funcionamiento del FMI. Igual que en la cumbre anterior,  Rusia “propondrá la celebración al comienzo de la cumbre de una reunión entre los presidentes de los países miembros del BRICS y una serie de consultas entre organizaciones internacionales y de expertos, así como entre los estados que no forman parte del G20, subrayaba Ivanov. 

“Como resultado de esta cumbre deberíamos poder llegar a la redacción de un documento concreto y orientado a un fin determinado. En él se definirán los pasos que deben dar los países, tanto de manera colectiva como a nivel nacional, para garantizar un desarrollo constante y equilibrado de la economía mundial”, declaraba Ivanov. 

“La presidencia del G-20 es una oportunidad que podría aumentar la importancia de Rusia en los asuntos internacionales y dar más voz a nuestras iniciativas”,  declaraba al periódico Kommersant el director general del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales, Andréi Kortunov. 

”Se puede comparar en importancia a la presidencia rusa del APEC.  Sobre todo ahora que el G-20 es el instrumento internacional principal de regulación económica”, declaró.   

Por otra parte, según este experto, para Moscú supone también un reto. “Dependerá del rigor, la eficacia y la profesionalidad con que actuemos que podamos avanzar o no en nuestras propuestas”, aclaraba Ivanov. 

Según el vicepresidente del Centro de Investigaciones Políticas de Rusia, Dmitri Polikanov, Rusia podrá contribuir a la regulación de los procesos globales si se concentra en la economía y las finanzas y “no permite la politización de la agenda del G-20”. 

“En la actualidad este grupo tiene bastantes más posibilidades que, por ejemplo, el G-8 y que otras estructuras internacionales. Rusia debe aprovechar su presidencia para, sobre todo, volver a sacar a colación la cuestión de la creación de una nueva moneda de reserva, tanto más cuanto que los países del BRICS (que forman parte del G-20) planean crear una alternativa al FMI”, asegura el experto Dmitri Poliakov. 

El primer encuentro entre ministros de Finanzas y directores de bancos centrales del G-20 bajo la presidencia de la Federación Rusa se celebrará en Moscú los días 15 y 16 de febrero. 

Viajes de Putin a Turquía y Asia Central en diciembre  

Además, Moscú  tiene planeados para diciembre otra serie de eventos relacionados con la política exterior. 

Según informa el periódico Kommersant citando a una fuente cercana a la administración del presidente, antes de final de año Putin realizará cuatro viajes al extranjero. 

El 3 de diciembre está planeada la visita de Putin a Estambul, el día 5 asistirá a una reunión del Consejo de jefes de estado de la CEI en Asjabad (Turkmenistán), el 21 de diciembre volará a la cumbre Rusia – UE en Bruselas y el 24 de diciembre se dirigirá a Delhi para una cumbre ruso-india. 

Según una fuente cercana a la administración del presidente, el señor Putin “está firmemente decidido a acudir a todos estos encuentros”. 

La última visita al extranjero del presidente de la Federación Rusa tuvo lugar el 5 de octubre, cuando este visitó Tayikistán. Después de esto sus viajes, o bien se han anulado, o bien se han reprogramado.  Entre otros, se han anulado los viajes de Putin a Pakistán, a Turquía y a Camboya. 

Artículo basado en materiales del periódico Kommersant (2)

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies