La justicia rusa condena a 15 años al hombre que quiso atentar en la Plaza Roja

El juez del Tribunal Municipal de Moscú dio así el visto bueno a la petición de la Fiscalía, que se mostró "satisfecha" con el fallo, según informan las agencias locales.

El caucasiano Iliás Saídov, que además de terrorismo fue acusado de asesinato, atentado contra la vida de miembros de las fuerzas de seguridad y tenencia ilícita de armas, reconoció desde el principio su culpabilidad.

"(Saídov) Llegó un acuerdo con los investigadores y colaboró activamente", comentó su abogado Murad Alíev, quien añadió que de no haber actuado así, su cliente hubiera sido sentenciado a 25 años de prisión.

Según la fuente, Saídov aportó a las fuerzas de seguridad información muy valiosa sobre los integrantes de la banda que organizó el atentado y, en particular, la identidad de su jefe, el emir Daúdov, que fue posteriormente eliminado por las autoridades rusas.

Además, reconoció el asesinato de un alto cargo policial en la república caucasiana de Daguestán e informó sobre atentados nunca esclarecidos, además de desvelar la localización de arsenales ilegales de armas.

El 31 de diciembre de 2010, dos terroristas suicidas lo tenían todo listo para atentar en la Plaza Roja de Moscú, pero el artefacto explosivo estalló en el apartamento donde estaban sus cómplices.

A Saídov se le había asignado la función de garantizar la seguridad del transporte de la bomba hasta el mismo corazón histórico y político del país.

El abogado, que había pedido 10 años para su defendido, adelantó que no recurrirá el fallo.

La banda, varios de cuyos miembros han sido liquidados o juzgados, y en la que el condenado entró en 2010, cometió numerosos atentados con el objetivo de lograr la secesión del Cáucaso Norte del resto de Rusia.

Moscú ha sido escenario en los últimos años de dos graves atentados suicidas cometidos por la guerrilla islamista caucasiana: 36 personas murieron en el aeropuerto de Domodédovo (2011) y 40 en dos estaciones de metro (2010).

En marzo pasado al menos 30.000 soldados del Ministerio ruso del Interior fueron trasladados desde Chechenia a Daguestán debido a la escalada de la violencia terrorista en esta última.

Mientras, en octubre la aviación rusa bombardeó un campamento de la guerrilla islamista localizado en un bosque de las afueras de Majachkalá, capital de Daguestán.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies