Trabas para la inversión rusa en Francia

El primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, se quejó de la "desconfianza" y de las "dificultades administrativas" que se encuentran los inversores rusos en Francia, e insistió en que "la inmensa mayoría" de los capitales de su país son limpios y respetan la legislación.

"Es hora de entender que la inmensa mayoría de los empresarios rusos respetan la ley y han ganado su dinero honestamente", subrayó Medvedev en una entrevista al diario francés "Le Figaro" la víspera de su viaje a París con varios de sus ministros para participar en el décimo séptimo seminario intergubernamental franco-ruso.

Constató que hay muchos grandes proyectos empresariales entre los dos países, pero también que "subsiste en Francia una cierta desconfianza de las dificultades administrativas hacia inversores rusos y hay que pedir la razón a nuestros colegas franceses".

El primer ministro ruso, que será recibido en París por su homólogo francés, Jean-Marc Ayrault, con el que firmará una serie de contratos, pero también por el presidente, François Hollande, puso el acento en que el cambio de dirigentes en Francia no debe cambiar el buen ambiente que mantuvo con la administración anterior de Nicolas Sarkozy.

Preguntado por las críticas occidentales a los arrestos de opositores rusos, las justificó porque infringieron las normas.

"No creo que la reacción del poder sea brutal cuando se viola el orden legal. En el extranjero, cualquier manifestante que levante la mano a un policía será considerado un delincuente y encarcelado", comentó.

Ese mismo argumento del modelo tomado extranjero lo utilizó para defender la ley que impone restricciones a las organizaciones no gubernamentales que reciben fondos del exterior.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies