“Los éxitos del país están ligados al nivel de educación”

Entrevista a Víctor Sadóvnichi, rector de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú, acerca del plan para la reforma de las universidades. Fuente: ITAR-TASS

Entrevista a Víctor Sadóvnichi, rector de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú, acerca del plan para la reforma de las universidades. Fuente: ITAR-TASS

Víctor Sadóvnichi, rector de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú, habla sobre el plan de reforma de las universidades y está convencido de que no se van a cerrar todos los centros considerados ineficientes.

Algunos rectores declaran que no sabían nada sobre la monitorización que se iba a realizar y que no sospechaban que en función de esos resultados pudieran tomarse decisiones tan importantes como cerrar un centro. Pero el ministro afirma que todo había sido acordado con la Unión de Rectores y la Asociación de los principales centros de enseñanza superior. ¿Cuál es la verdad? 

Hay que tener en cuenta que la valoración de la eficiencia de las universidades se sitúa completamente dentro de la lógica del desarrollo de calidad de la educación superior, de su solidez. 

La monitorización está entrando en nuestra vida al igual que hace poco lo hizo en el ámbito universitario. Los criterios han provocado muchas preguntas, pero son aceptados por la sociedad internacional. Quienes dirigen las universidades tendrán que tener esto en cuenta y tendrán que trabajar con ello. 

Dmitri Medvédev propuso reducir la cantidad de centros docentes superiores, que se han multiplicado por diez desde la caída de la URSS. Se ha llevado un proceso de monitoreo para determinar cuáles son  las más y menos eficientes. Algunos consideran que se terminará por defender a algunas universidades en detrimento de otras. 

En Rusia también se presta cada vez más atención a los resultados de la lista de universidades, sobre todo al más alto nivel gubernamental.  Por eso no debería tenerse miedo a la monitorización. 

En cuanto a los criterios de la actual monitorización,  el Ministerio ha insistido en que en la primera etapa se utilicen tan solo cinco de los 50 indicadores. 

Esta cuestión se debatió en la sesión ampliada de la presidencia del Consejo de Rectores en la que participó el ministro de Educación. Está claro que los cinco criterios establecidos no son perfectos. Y los miembros de la presidencia del Consejo así lo comentaron. 

Se ha decidido crear un grupo de trabajo conjunto en 2013 en el que participen miembros del Consejo de Rectores y del Ministerio. 

Pero si se cerraran todos los centros malos, el país se quedaría sin profesores, arquitectos, veterinarios... 

Desde mi punto de vista, no tenía que haberse publicado tan rápidamente la lista de centros 'ineficientes'. El Ministerio de Educación y Ciencia envió cartas a los consejos de rectores de las regiones y a los gobernadores pidiendo que se analizaran y se hicieran propuestas para el posterior desarrollo de las universidades. 

Lamentablemente, la lista se publicó sin haber recibido todas las respuestas de las regiones. Esto ha provocado muchos interrogantes en la sociedad. Y los grupos de trabajo comenzaron a trabajar con posterioridad. Es precisamente ahora cuando están completando su actividad. 

Ya han aparecido comunicados sobre que a ciertas universidades «ineficientes» ya se les ha confirmado su estatus. ¿Quedará al final alguien en la lista de «ineficientes»? 

Si en las sesiones de los grupos de trabajo la dirección de una región o de una entidad impugna la inclusión de una determinada universidad en el 'grupo de las ineficientes', es algo que se tiene presente. 

En los grupos de trabajo participaron representantes de todos los consejos regionales de rectores, quienes insistieron en que se tuvieran en cuenta todos los factores, incluidos los intereses regionales. 

¿Y qué se va a hacer con las filiales universitarias? 

El tema de las filiales es diferente. La mayoría se encuentran en el distrito federal del sur, en pueblos cosacos, a menudo sobre la base de institutos tecnológicos o de escuelas profesionales, e imparten la formación correspondiente. 

Por ejemplo, hay algunas filiales con más de 2.000 estudiantes. Todos ellos a distancia y de pago. ¡Y obtendrán un diploma de educación superior como el de una universidad estatal! Hay algunas universidades que han abierto hasta 60 ó 70 filiales. 

Es evidente que hay que reorganizarlas. Aunque hay que tener en cuenta cada caso, tampoco se puede hacer todo de forma automática. 

Un diputados de la Duma Estatal propuso comenzar la monitorización por las universidades privadas y no por las públicas. ¿Apoya esta propuesta? 

De momento la monitorización solo atañe a las universidades públicas, pero yo creo que, si queremos aumentar el prestigio de nuestro sistema educativo, también tenemos que pensar en aumentar la calidad de la formación en las que no son públicas. 

Hace poco estuve en Japón, me reuní con dirigentes del país y la primera pregunta que me hicieron fue: “¿Qué tal es la calidad de su educación?”. Respondí: “Por desgracia, en los años 90 aparecieron 3.500 universidades, además de las filiales”. Se sorprendieron mucho. En Japón hay poco más de 700 y un centenar de ellas son públicas. 

La monitorización ha levantado mucho ruido pero ¿por qué no realizar una evaluación en el marco de la acreditación estatal o en el momento de entregar los permisos? 

Eso es un misterio para mí. Soy de los que siempre se ha manifestado en contra de la creación masiva de filiales y del arbitrario aumento de la cantidad de centros de enseñanza superior. Pero siempre se me respondía que todo era conforme a la ley y que no se podía hacer nada. 

Cambiar la normativa de acreditación y certificación sería la decisión más correcta pero, por lo visto, entonces sería necesario cambiar la legislación. No estoy seguro de que sea fácil cerrar una universidad desde un punto de vista jurídico y práctico. 

No es casualidad que la monitorización provoque un gran interés en la sociedad. Históricamente el sistema educativo de Rusia siempre ha sido uno de los ejes del sistema estatal. Los éxitos más significativos del país, sus avances científicos y tecnológicos y las luchas sociales están ligados al nivel de desarrollo de la educación y la ciencia. 

Artículo publicado originalmente en Rossíyskaya Gazeta. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies