La mansión de Fabergé se encuentra empapada de la leyenda