El Zenit de San Petersburgo sancionado con una derrota

El equipo peterburgués ha sido condenado por el lanzamiento de un petardo por parte de uno de sus seguidores durante el partido contra el Dinamo de Moscú. Fuente: Kommersant

El equipo peterburgués ha sido condenado por el lanzamiento de un petardo por parte de uno de sus seguidores durante el partido contra el Dinamo de Moscú. Fuente: Kommersant

El Zenit de San Petersburgo ha sido condenado a una derrota y a jugar a puerta cerrada dos partidos, además de una multa de 35.000 dólares por el incidente durante el partido de la decimosexta jornada del campeonato de liga. Desde la tribuna en la que estaban los seguidores del equipo de San Petersburgo se lanzó un petardo que hirió al portero del Dínamo de Moscú, Antón Shunin. El club de la capital celebrará un partido con las tribunas vacías y pagará la multa.

El jueves 22 de noviembre el Comité disciplinario de la UFR (Unión de Fútbol Rusa) condenó al Dinamo y al Zenit por el incidente que provocó la suspensión del encuentro de la jornada 16 de la liga que jugaban los dos equipos en Jimki.

 El club moscovita recibió una multa de 16.000 dólares por no asegurar el orden durante el partido, y otra de 2.500 por los insultos. El Dinamo también tendrá que jugar un partido del campeonato a puerta cerrada. 

 El Zenit, declarado el principal culpable de lo sucedido, ha sido penalizado con la derrota en el partido y a jugar dos a puerta cerrada.También el entrenador Luciano Spalletti ha sido multado a título personal con 1.000 euros por salirse de la zona técnica. El Zenit pagará además  por la derrota técnica.

 La decisión fue comentada por el responsable en funciones del Comité disciplinario, Artur Grigoriants: "Hemos sido severos, se ha tomado siguiendo el reglamento al pie de la letra y teniendo en cuenta la práctica internacional", declaró.

 "El Dinamo no ha garantizado la seguridad del estadio lo que ha provocado la herida del jugador y la interrupción del partido. Por eso su siguiente partido se celebrará a puerta cerrada y deberá pagar una multa", señaló.

 Grigoriants explicó por qué declararon perdedor al Zenit: "En principio el club visitante es el responsable de los seguidores que ocupan las localidades asignadas a ellos", dijo.  

 El partido entre el Dínamo y el Zenit tuvo lugar el 17 de noviembre en Jimki, en los alrededores de Moscú.

En el minuto 37, los hinchas del Zenit arrojaron un petardo al portero del Dinamo, Antón Shunin. Como resultado de la explosión Shunin quedó herido en la cara, los ojos y el oído. El partido árbitro Alexéi Nikolaev suspendió el partido.

 Lo sucedido provocó una fuerte polémica entre los dos clubes. El Dinamo exigía que se se sancionara al Zenit con la derrota.

 El club de San Petersburgo culpaba al Dinamo de mala organización del partido. Además el Zenit, por boca del director Maxím Mitrofanov, amenazó con retirar al equipo del campeonato en caso de que se le contabilizara la derrota.

 En la reunión de los representantes de la liga rusa se tomó la decisión de pedirle al Comité ejecutivo introducir urgentes enmiendas en el reglamento.

 El presidente del CSKA, Evgueni Guiner, declaró que el partido debería terminarse y que al que hubiera lanzado el petardo no se le debía incriminar penalmente sino tan solo prohibirle volver al fútbol.

 El propietario del Spartak, Leonid Fedun, consideró que no merecía la pena castigar al Zenit con una derrota sino multar a todos los hooligans con un rublo.

 El Primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, declaró que era necesario que se acusara por vía penal al causante de la agresión. "Este tipo de delincuentes deberían ir a la cárcel, no pueden quedar impunes", dijo comentando el incidente. 

Artículo publicado originalmente en Gazeta.ru 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies