El futuro de las relaciones entre China y Rusia

La nueva dirección del Partido Comunista Chino y la creciente importancia del país a nivel global implica que se tiendan nuevos puentes. Fuente: ITAR-TASS

La nueva dirección del Partido Comunista Chino y la creciente importancia del país a nivel global implica que se tiendan nuevos puentes. Fuente: ITAR-TASS

Si antes muchas cuestiones se resolvían gracias a la amistad que se había entre los dos países, ahora los gobiernos tendrán que tender nuevos puentes. La renovada dirección del Partido Comunista Chino puede que se aproveche de sus ventajas para exigir a Rusia que dé una respuesta adecuada.

Según la tradición, los puestos de dirección del gobierno de China se renuevan completamente cada 10 años. En el 18º Congreso del Partido Comunista Chino se nombró al sustituto de Hu Jintao, que será su segundo de abordo, Xi Jinping. También se confirmó la nueva composición del gobierno.

Es evidente que China tiende paulatinamente hacia una mayor liberalización y a un aumento de la demanda interna. La política económica, basada en la exportación, lleva al país a un callejón sin salida y no tiene futuro.  Según los pronósticos del Banco Mundial este año la economía china ralentizará su crecimiento hasta un 7,7% y en 2013 hasta un 7,6%.

"Cada vez se le da más importancia a los países del grupo BRICS. China no tiene planeado ocupar el lugar de los EE UU como principal actor mundial. Al tiempo que, ya desde los tiempos de Xian Xeming, ha apoyado una política de mundo multipolar, y en este sentido el grupo de los BRICS le es bastante útil. Rusia también ha comenzado a desarrollar de forma bastante activa esta tendencia", Victoria Laperdina, colaboradora científica del Instituto de economía de la Academia de Ciencias de Rusia.

El gobierno del país asiático ya ha declarado que tendrá que pasar a un "nuevo modelo de desarrollo económico".

En septiembre de este año el gobierno confirmó un nuevo programa de inversión estatal por valor de 158.000 millones de dólares, que destinará sobre todo al desarrollo de infraestructuras internas.

En el último Congreso del Partido Comunista Hu Jintao declaró que la nueva dirección del Partido convertirá a China en "un estado socialista rico, democrático y poderoso" hasta el 2049.

En los mentideros hay todo tipo de rumores, que van desde que, finalmente, se liberalizará la cotización del yuan, hasta que habrá una renovación radical de todo el sistema político.

Las relaciones ruso-chinas

Un tema que despierta gran interés son las futuras relaciones entre China y Rusia. China es un importante socio comercial de la Federación Rusa.  Según

datos del Instituto de Cooperación de Integración Internacional, la circulación de mercancías entre los dos países alcanzará aproximadamente un 11% en un año. Se espera que para el 2015 alcance los 100.000 millones de dólares y que para el 2020 sea de 200.000 millones de dólares.

"En el Congreso del PCCh se recalcó la necesidad de mejorar las relaciones con los principales países vecinos. Creo que se continuará por ese camino. No se trata de evitar las asperezas, puede que haya disputas en ciertas cuestiones concretas. Pero se habla de una etapa más madura en las relaciones", Andréi Karneyev,  vicerrector del Instituto de Países de Asia y África de la Universidad Estatal de Moscú .

Sin embargo, sigue habiendo algunas cuestiones sin resolver entre el empresariado ruso y el chino. Una de ellas es el acuerdo con Gazprom para la venta de gas a través de un gaseoducto.

Las negociaciones empezaron en 2005, pero hasta día de hoy no hay más que un acuerdo marco y unas condiciones de base para la venta de 68.000 metros cúbicos. De ellos, 38.000 millones en dirección oriental y 30.000 millones, en dirección occidental. El principal problema es el precio: China insiste en obtener un rebaja, pero Rusia no quiere ceder.

En opinión del director del departamento de operaciones de inversión de AKB Lanta-Bank, Oleg Poddimnikov, la tendencia global de descenso de precios del "combustible azul" (relacionado, principalmente, con el crecimiento del mercado del gas de esquisto), puede provocar cambios en las negociaciones.

La expansión China por las regiones rusas

Otro aspecto crítico es la expansión de China en las regiones rusas.  Extremo Oriente y Siberia Oriental atraen cada vez más nuevas inversiones del país asiático, inversiones que alcanzan los 20.000 millones de dólares anuales.

En el informe anual del grupo de auditoria BDO "Posibilidades mundiales: estudio de las ambiciones 2012" se dice que el 19% de los directivos financieros de las principales empresas chinas encuestados están dispuestos a invertir dinero en la economía rusa.

Los chinos podrían invertir en el sector servicios, inmuebles comerciales, turismo e incluso en el sector agrícola. Sin embargo, como no es de extrañar, es precisamente Rusia la que se niega a ello.

"Hace tiempo que China muestra interés en las posibilidades de inversión en Rusia. Pero el principal factor de contención es la posición de del gobierno ruso, que teme que China pueda hacerse con regiones rusas", considera el analista de la empresa financiera Aforex, Narek Avakian.

La cumbre del APEC en Vladivostok  pareció llevar la cuestión a un punto muerto, el Presidente Vladímir Putin expresó personalmente su interés por la ampliación de las relaciones económicas y comerciales con el sector comercial chino.

En general se puede decir que la Federación rusa y China son aliados y mantienen relaciones de colaboración. Por ejemplo, el año pasado se creó el fondo de inversión ruso-chino, con un volumen de 2.000 millones de dólares invertidos en proyectos en Extremo Oriente y Siberia Oriental.

Sin embargo, no se excluye que la potente corriente financiera se interrumpa en breve debido a las disputas energéticas y geopolíticas no resueltas.

"China ya ha declarado en repetidas ocasiones su disponibilidad a cooperar de forma oficial siempre que el gobierno ruso se ponga de su lado en la lucha comercial contra los EE UU", recuerda Narek Avakian.

Así que Rusia tiene sobre qué pensar. Porque China cuenta con una buena posición en aspectos clave: sus reservas humanas y económicas (tan solo sus reservas de oro son de unos 3 trillones de dólares).

Si antes muchas cuestiones se resolvían gracias a la amistad que se había entre los dos países, ahora los gobiernos tendrán que tender nuevos puentes. La renovada dirección del Partido Comunista Chino puede que se aproveche de sus ventajas para exigir a Rusia que dé una respuesta adecuada.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.