Moscú se rinde a Leo Messi

Messi domina el Spartak. Fuente: Alexey Filippov / RIA Novosti

Messi domina el Spartak. Fuente: Alexey Filippov / RIA Novosti

Liderado por dos tantos de Messi, el Barcelona pasó como un ciclón por Moscú, donde congregó a más de 70.000 en el estadio Luzhniki. El conjunto azulgrana batió con claridad (3-0) al Spartak en la quinta jornada de la Champions League, sellando su billete a octavos de final a costa del equipo ruso, que con este resultado queda matemáticamente eliminado de la competición.

Insaurralde y Pareja, compatriotas de Messi y centrales del Spartak, fueron los encargados de marcar al astro… pero no tuvieron su día. Corría el minuto 15’ cuando Dani Alves aprovechó un balón suelto al borde del área para conectar un derechazo cruzado que abrió el marcador. Se había quedado sólo porque toda la defensa estaba sobre Messi. El Spartak adelnató las líneas, planteó un partido valiente y generó tres ocasiones claras en la primera media hora. Pero entre ambos equipos media un abismo en puntería.

Messi no es de los que avisa, sin mayor preámbulo aprovechó las facilidades defensivas que concedió el Spartak (la cruz del equipo toda la temporada) para destrozar el encuentro antes del descanso. En el minuto 27’ subió el 2-0 al culminar un contraataque con un disparo en semifallo. Cuando eres tan bueno, la pelota encuentra portería incluso cuando la enganchas mal. La puntilla llegó en el 38’, de nuevo Messi, que batió cómodamente al guardameta ruso en un mano a mano. 3-0 a los vestuarios, el partido sentenciado. El Barcelona levantó el pie del acelerador tras el descanso y el Spartak bajó los brazos. “Simplemente queríamos mantener la posesión de balón y desgastar al rival”, explicó Messi sobre la segunda parte, en la que apenas se vio fútbol en Luzhniki. El astro argentino repite en la capital rusa el doblete que ya le endosase al Spartak en el encuentro de ida.

Pese al tópico del frío de Moscú que centró las previas de la prensa española, el encuentro se disputó en temperaturas positivas, alrededor de los 4 grados, calderilla para el aficionado ruso. Tal y como se esperaba, el estadio moscovita registró un lleno técnico, sólo se quedaron sin vender unos pocos cientos de entradas VIP a pie de campo y a precio abusivos. Entre los más de 70.000 espectadores que acudieron al evento encontramos un minúsculo grupo de aficionados azulgranas que se desplazaron con el equipo desde España, unos 150, con diferencia la cifra más baja de temporada. La afición local desplegó dos enormes mosaicos en la grada antes del encuentro. Por haber, hubo hasta grupo de cheerleaders animando desde el centro del campo durante el descanso.

Aunque todavía queda una jornada de la fase de grupos, la derrota supone para el Spartak la eliminación matemática de la Champions League. Su entrenador, Unai Emery, se mostró resignado tras el partido: “Nos quedamos fuera incluso de la tercera plaza, se nos escapó el día del Celtic. Teníamos ilusión en la Champions, en la siguiente fase o en la Europa League. Pero ahora debemos concentrarnos de nuevo en la Liga nacional, que la hemos descuidado un poco. El objetivo es regresar a la Champions el curso que viene y el único camino es la liga". La mala racha de resultados del Spartak (no sólo en Europa) ha generado en las últimas semanas rumores sobre el posible salida de su entrenador, Emery. Sin embargo, Leonid Fedun, presidente del club ruso, le ratificó de forma categórica en el cargo pese a la derrota: “Unai tiene dos años más de contrato y los va a cumplir”. 


José Manuel Jurado, centrocampista español del Spartak, hizo autocrítica tras el partido: “No hemos hecho una buena fase de grupos y hoy no era el día para remediarlo. El Barcelona es el mejor del mundo: genera muchas ocasiones, son efectivos y no cambia el estilo”. Messi ha marcado 4 goles al Spartak en dos partidos: “Tiene una efectividad tremenda, está haciendo historia", concluyó Jurado sobre su verdugo. En la misma línea se expresó Tito Vilanova, entrenador del Barcelona: "Messi no deja de sorprendernos. Cada día demuestra sus ganas de jugar, sus ganas de marcar. A veces a uno le han de decir varias veces los goles que lleva para creérselo".

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies